13 de November del 2018

Jesús Guzmán con miras a saldar una vieja deuda

Foto: Agencias

Dentro de los Leones del Caracas no hay nadie que tenga más empeño en conquistar el trofeo de campeón de la LVBP que Jesús Guzmán. “El Chucho” quizás ya no sea ese remolcador descarado que rompió el récord del circuito en la temporada 2008-2009 (67), pero su experiencia, no sólo con el madero, ha sido fundamental para el buen arranque del equipo.

Este año el número 15 de los melenudos ya se metió entre los mejores diez hiteadores de la franquicia al igualar a Baudilio Díaz con 491 imparables, sin contar el juego contra Bravos, de este jueves.

“De verdad que no sabía que estaba en esa lista”, comentó Guzmán, que además está a un jonrón (54) de empatar al propio Días en el cuarto puesto de la franquicia. “Lo de los jonrones si estaba al tanto porque me habían pasado los líderes. Siempre he dicho que me sentaré a ver mis estadísticas el día que decida retirarme. En este momento estoy más contento por lo que ha hecho el equipo y por la posición en la que estamos en la tabla, que de los números en general”.

En un roster repleto de figuras de experiencia, Guzmán ha sacado la bandera del liderazgo para guiar al equipo en la misión de saldar una vieja deuda que tiene con la afición melenuda, la de quedar campeón, algo que no logran desde la 2009-2010 ante los Navegantes del Magallanes.

“Caracas es un equipo de peso, de trayectoria. Los últimos ocho años no ha sido nada fácil para mí que he estado aquí desde el primer día”, confesó el inicialista y bateador designado. “Este equipo ha ganado tantos títulos en su historia y en ese tiempo nosotros no hemos estado cerca, salvo la 2010-2011 (quedaron fuera de la final en un juego extra ante los Tigres de Aragua), y eso me duele. Todos los años decimos que este es el momento y al final no hacemos las cosas que tenemos que hacer, pero por lo que veo este equipo está bastante completo, tenemos pitcheo y defensa. Si esas dos cosas se mantienen vamos a estar bien porque el bateo va y viene”.

La novena melenuda ha marchado en los primeros lugares de la tabla de clasificación desde que comenzó la zafra 2018-2019, dejando ver un gran beisbol en el terreno de juego.

“Este año hay algo distinto, un ánimo distinto y eso uno lo ve por la manera como se está jugando la pelota. Este es un trabajo individual que al final el resultado es equipo. Aquí todos están haciendo lo que le toca y por eso los buenos resultado de esta temporada”, comentó Guzmán, quien admitió que perder es algo que perturba. “Lo único que me pone a pensar es cuando perdemos, soy mal perdedor, me pongo de mal humor”.

Aún falta mucho para saber si el Guzmán y sus compañeros pueden saldar esa vieja deuda que tiene con su afición, pero los resultados llevan a pensar que van por buen camino.

“Cada vez que ganamos siento que la deuda se va disminuyendo y todos los días que llego al estadio siento que es el año de pagar la deuda. Me siento bastante comprometido con este equipo y siento que este año si podemos ser campeones”, soltó. “Aquí se mantiene una armonía muy buena en el clubhouse, siempre estamos relajado en el buen sentido de la palabra, nos divertimos mucho, en el terreno uno se divierte y por eso estamos jugando de la manera como lo estamos haciendo. La química que tenemos es para hacer grandes cosas este año. Siempre hay respeto por el juego, en eso si somos categórico los jugadores que tenemos más tiempo aquí, cuando se le falta el respeto al juego somos los primeros en llamar la atención”.

Vía: Lvbp

Comentarios