21 de August del 2018

Semenya a tratamientos hormonales

Foto: Agencias

Desde el Mundial de Berlín en 2009, la atleta sudafricana Caster Semenya de 27 años de edad ha dominado a plenitud los 400, 800 y 1500 metros libres, pero ese dominio ha supuesto un gran conflicto en el seno de la Federación Internacional de Atletismo, organismo que hizo público que la atleta es una mujer con diferencias de desarrollo sexual, lo que le supone una ventaja por encima del resto de las competidoras.

El DSD hace que el cuerpo de la mujer genere más testosterona de lo normal, y según la IAAF y el Comité Olímpico Internacional esa es la clave en el éxito de Semenya, algo que Sebastian Coe considera injusto.

Es por eso que la IAAF ha decidido que a partir del 1° de noviembre de este año todas las mujeres atletas con diferencias de desarrollo sexual que tengan producción endógena de testosterona mayor a 5 nanomoles por litros de testosterona no podrán competir en 400, 1500 metros libres y 400 metros con vallas.

Todo esto a menos que se sometan a tratamientos hormonales para reducir la testosterona. Situación que ya atravesó Semenya y que le trajo efectos secundarios, sin embargo, ganó los Juegos Olímpicos de Londres en 2012.

Según el Diario El País de España, el doctor Jonathan Ospina señaló que esta norma va en contra de Caster Semenya “tiene un cierto matiz racista y discriminatorio hacia los países menos desarrollados. Según el estudio en que se apoya la IAAF, en otras pruebas, como lanzamiento de martillo y salto con pértiga, la testosterona es también decisiva”.

La sudafricana aún no se ha pronunciado oficialmente al respecto, aunque en las redes sociales ha manifestado en reiteradas oportunidades que Dios la hizo así.

Vía: Agencias

Comentarios