18 de November del 2018

Aldo Sapienza: Un hombre dedicado a ofrecer la mejor vida nocturna

Aldo Sapienza es el responsable de la buena vida nocturna maracayera. Foto: Cortesía

Desde hace un tiempo existe una persona que entendió muy bien a los aragüeños, en especial de los maracayeros, creando espacios de buen gusto, combinados con múltiples culturas, donde los más exigentes pasan ratos agradables, comiendo exquisitos platos, degustando las mejores bebidas y moviendo el cuerpo con la mejor música.

Por tal razón, cuando se habla de la vida nocturna en Maracay y de excelente espectáculos musicales, el nombre de Aldo Sapienza suena entre los que están más arriba de la cúspide.

Aunque su transcurrir diario gira en torno a la vida nocturna, este maracayero de origen italiano combina varias facetas, muchas de ellas no son conocidas por sus más frecuentes clientes.

Para Aldo, su niñez no fue la más común, a los 11 años su padre, nacido en Sicilia, lo llevó a trabajar en los negocios familiares, que para aquel tiempo eran los motores eléctricos y montajes industriales.

“En ese momento no era nada agradable para mí, era una tortura saber que mis amigos estaban jugando y yo trabajando, tanto que a los 16 años me fui de mi casa, porque quería vivir lo que nunca había podido, cosa de la cual me arrepiento y que ahora le doy gracias a Dios por tener esos padres que me enseñaron a ganarme las cosas, enseñándome el camino del bien”, relató.

El aprendizaje que tuvo desde pequeño lo llevó a montar su primer negocio a los 18 años, fue una tienda automotriz, lograda con sus hermanos y un gran amigo, y entre risas contó que más duró haciéndola que abierta.

Desde ese entonces, Sapienza no desmayó y siguió en busca de lo que más quería, crear sitios únicos para los gustos más exigentes de la ciudad, logro que llegó con mucho trabajo y dedicación con el pasar de los años.

Hoy en día, muchos de los espectáculos de entretenimiento más exitosos de la ciudad y los sitios más “chics”, que ofrecen múltiples opciones, han sido responsabilidad de este maracayero, quien ofreció la tranquilidad de sus noches para darle la mejor vida nocturna a otros.

Aunque Aldo tuvo un comienzo deportivo como piloto de karting, la adrenalina de los motores no lo apasionó, como lo hace hoy en día.

Para Sapienza no es fácil combinar la vida nocturna con la familia, “son muchos los momentos que me he perdido de pasarlos con ellos por años. Intento lo más que puedo de siempre estar en cosas importantes, en reuniones familiares, en reuniones de escuela y en los partidos de fútbol de mis hijos”.

A pesar de no pasar muchas noches en su casa por brindarle diversión a otros, Aldo siempre le dedica calidad de tiempo a su esposa e hijos, estando junto a ellos en horarios regulares el mayor tiempo posible.

Con una esposa, que siempre ha estado al lado de sus éxitos y siendo artífice de ellos, adaptando su vida al tiempo de Aldo, lo cual agradece hasta el fin de los números, este empresario del entretenimiento aragüeño no es de estar metido en una cocina, más bien comparte el gusto de las personas a las que les agrada que le cocinen.

Como buen hijo de italianos, Sapienza tiene entre sus platos favoritos la pasta, en muchas de sus presentaciones, pero como buen venezolano no rechaza una comida criolla, además su descendencia del país europeo lo hace muy religioso, creyente de Dios ante todas las cosas, siendo un gran aliado en todos sus éxitos.

Entre sus hobbies está coleccionar cosas de carros y también antigüedades, además es un ferviente seguidor de las carreras automovilísticas y el balompié, su descendencia italiana lo delata por todos lados.

Sapienza no es hombre de ir al gimnasio para mantener su cuerpo en buenas condiciones, su actividad física más recurrente es trotar, el contacto con la naturaleza lo inspira más en cada paso.

Entre risas, se define romántico y con buen oído, le gustan muchos géneros musicales, siempre y cuando sean de buena letra y, aunque muchos no lo crean, prefiere la inmensidad de los Llanos venezolanos y sus bondades a las montañas o playas.

Este venezolano es de los más admiradores de Maracay, creyente de su gente y sus oportunidades, pero también tiene como sitio predilecto Miami, donde actualmente incursiona como empresario de la vida nocturna y de forma exitosa.

Si algo quiere demostrarle Aldo Sapienza a sus hijos en la actualidad es lo complejo de la vida, lo cual se puede llevar con mucho trabajo, responsabilidad y honestidad, y que para vivir la vida nocturna no se necesitan los vicios como aliados, además de seguir generándole a los maracayeros ambientes nocturnos sanos y llenos de mucha calidad.

Comentarios