16 de November del 2018

Cuando la calidad hace la diferencia

Milagros Maldonado ha sabido ganar a clientes por la calidad de sus tizanas y su pelicular grito al ofrecerlas. Foto: Sergio Olivo

Muchas veces para ser emprendedor no es necesario tener a disposición un producto innovador, buy sino ofrecer a las personas un producto que, troche aunque ya es conocido, thumb tiene una calidad y presentación que lo hace inigualable, por lo que no dudan en recomendarlo como el mejor que han adquirido o consumido.

Tal es el caso de las tizanas que desde hace ocho años elabora y vende Milagros Maldonado en las inmediaciones del Centro Comercial Galería Plaza de Maracay y quien no sólo se ha ganado una enorme cantidad de clientes por la excelencia con la que prepara esta bebida típica de la gastronomía venezolana, sino por la forma tan peculiar de ofrecerla a todos los transeúntes.

Y es que ¿quién no se ha reído o sorprendido con el ya acostumbrado grito de “A la Ordeeeeeeen” que retumba en el interior y en las adyacencias del mencionado mall?

La reinvención

La idea de dedicarse a la venta de tizana se le ocurrió a Milagros meses después de estar vendiendo jugos en diferentes puntos de Maracay.

Cuenta que los jugos no tenían mucha demanda, por lo que no obtenía las ganancias que requería, es por ello que un buen día su esposo le propuso que elaborara tizanas.

La creación

Fue así como preparó la deliciosa bebida, diferenciándola de otras por ponerle más trozos de frutas que líquido y con una tonalidad rojiza más fuerte; estas características aunadas a la presentación con que la ofrecían (decoradas con cambur, fresas y sombrillitas) y al original grito de Milagros para captar clientes, hizo que poco a poco las personas se acercaran al pequeño carro donde comenzó a venderla y finalmente la prefirieran.

El incremento de las ventas le permitió comprar un carrito más grande y hoy por hoy el puesto de esta dama está consolidado.

Para esta vendedora la imagen y calidad, así como el buen trato y la atención hacia los clientes, son primordial, es por ello que no escatima en gastos para comprar todo lo que necesita para seguir elaborando sus tizanas como el primer día que las vendió y que le ha valido ser reconocida en casi todo el país y más allá de nuestras fronteras, pues aseguró que en ocasiones personas de otras naciones han visitado su puesto, diciéndole que clientes que han viajado al exterior les recomendaron su producto, lo que la hace sentir orgullosa de lo que hace.

Comentarios