Gerardo Yépez Tamayo tiene su fórmula de vida