16 de November del 2018

Jesús Lugo: Un futbolista entregado a la humildad y a Dios

Jesús Lugo se entrega dentro y fuera de la cancha. Foto: Cortesía

 

Gran parte de su vida la ha dedicado al balompié, hoy jugador profesional que, gracias a su humildad y el amor al Todopoderoso, ha sabido sobrellevar varias adversidades, levantándose como los grandes y continuar pateando el balón con fuerzas para defender los colores de una camiseta, la única que ha vestido en la primera división del fútbol venezolano.

Durante muchos años, el aragüeño Jesús “Chuto” Lugo ha sido un referente del Aragua FC y es un vivo ejemplo de agradecimiento y amor por el uniforme de la región que lo vio crecer como jugador y persona.

Quienes conocen el balompié en Venezuela tienen en su mente registrado el nombre de “Chuto” Lugo, en especial los seguidores del Aragua Fútbol Club, pero pocas personas saben qué hay más allá de ese jugador con la camisa número 7, que cada fin de semana deja todo en la cancha por los colores aurrirojos.

Nació en Villa de Cura, pero desde muy pequeño sus padres se mudaron a la población de Santa Cruz, por lo que su corazón está dividido en este par de zonas de la entidad, pero al final del camino, su alma y mente están en la tierra que posa en las faldas del Parque Nacional Henri Pittier.

Su infancia fue como la de muchos niños de su época, transcurrió entre tremenduras, muy inquieto, de esos niños que no podían estar tranquilos y mucho menos si tenía alguna pelota o balón muy cerca de sus manos o pies.

Sus inicios en la actividad deportiva fueron seguramente como los de muchos niños en Venezuela, con el béisbol, para muchos el deporte nacional, pero los dotes de “Chuto” con el guante y bate no eran los mejores, por tal razón le agarró rápidamente el aburrimiento a la disciplina.

Pero sus ganas de estar en constante actividad física lo llevaron a iniciarse en el mundo del balompié, disciplina que años más tarde se convertiría en su razón de vida, haciéndolo vestir la camisa de su estado y su nación a nivel profesional.

Este jugador, quien ha pasado por muchas adversidades deportivas, de las cuales se ha levantado como un guerrero, tiene siempre a su lado a Dios, que significa su vida completa, la verdadera razón de ser lo que es hoy en día.

Influenciado por su madre, profesa la religión cristiana evangélica, la cual representa con mucho orgullo en cada paso que da dentro y fuera de las fronteras venezolanas.

Quien no conoce a Jesús Lugo, no tiene la idea de la capacidad humana de este jugador, quien con mucha humildad les inyecta gotas de ánimo a las personas que siempre lo rodean, educado como pocos y respetado en el medio deportivo como esos jugadores que han dejado grandes hazañas.

Su constante dedicación al balompié no le deja muchos ratos libres, pero los pocos que tiene los brinda con mucha calidad a las personas más importantes en su vida.

Hoy a parte del fútbol, Lugo cumple un rol importante en su vida, ser padre, emoción que llegó para llenarlo de más energía y ganas de superar barreras y obstáculos.

Para Jesús Lugo, su hijo representa la persona más importante en su vida en la actualidad, por lo que sus pocos ratos libres son de exclusiva dedicación para él.

Para el delantero aragüeño cocinar es una de las principales debilidades, pero relató que hoy día cuenta con su novia, una gran cocinera, quien en momentos especiales le llena el estómago y el alma, dejando al número 7 del Aragua FC con el corazón emocionado.

Nada en la pista

Lugo es uno de los jugadores más históricos del Aragua FC, de gran habilidad para patear el balón con ambas piernas, destreza con la que no cuenta a la hora de bailar. Comentó el delantero que no tiene habilidad para dar buenos pasos al ritmo de temas musicales, quizás, el dicho que reza “No lo bailaron chiquito”, encaja muy bien con el aragüeño.

Su plato favorito es la pasta carbonara con camarones, pero sus raíces, las cuales no abandona nunca, lo llevan a ser un fiel admirador y degustador del pabellón, comida que repite con mucha frecuencia.

Amante del cine y de cualquiera de sus géneros, Jesús Lugo es un fiel acompañante familiar, a quienes nunca abandona y son parte fundamental de las metas que ha podido lograr en su corta vida.

Este jugador, de múltiples facetas dentro y fuera de la cancha, es motivo de admiración y un fiel rostro aragüeño digno de admirar por su gran constancia y dedicación en todo lo que hace.

DISCIPLINADO

Su constante dedicación al balompié no le deja muchos ratos libres, pero los pocos que tiene los brinda con mucha calidad a las personas más importantes en su vida.

Comentarios