21 de November del 2018

La idea que surgió de una crítica

Durante 26 años Susana Parra ha creado variados platos a base de vegetales. Foto: Sergio Olivo

Para cualquier ama de casa puede resultar frustrante que su pareja un buen día le diga estar cansando de su comida y le sugiera cocinar sin carne, viagra sale pero para Susana Parra no, ask muy por el contrario, ella hizo de esa situación una oportunidad que le ha permitido por más de 26 años tener un negocio propio con el que ha levantado a su familia, convirtiéndola además en una mujer emprendedora.

“Mi esposo un buen día me dijo que así como yo cocinaba una carne guisada con papa le podía preparar sólo las papas guisadas, y fue así como poco a poco comencé a quitar las carnes del menú familiar, cocinando para mi familia varios platos a base de vegetales”, relató.

Al poco tiempo tuvo la oportunidad de trabajar en el restaurant vegetariano de un amigo, y a pesar de que no tenía conocimiento en este tipo de comidas, las ganas y pasión que le puso a su labor le permitieron un rápido aprendizaje, tanto así que en tan sólo un mes ya era casi una experta en la combinación de un vegetal con otro, en la forma de sazonarlos y resaltar los sabores de cada uno.

Después de tres años quiso tener un espacio propio, por lo que con la ayuda de su familia acondicionó su humilde hogar ubicado en la calle Pichincha de Santa Rosa, en un restaurant tipo buffet, donde se les ofrece a los comensales menús distintos cada día, todos ellos elaborados con vegetales, por lo que además de ser ricos son muy nutritivos.

_mg_1553

El lugar tuvo una rápida aceptación entre las personas, quienes comenzaron a visitarlo desde el momento de su apertura, movidos no sólo por la calidad y sazón de las comidas, sino también el ambiente familiar que allí reina y la buena atención de su propietaria.

Y así por más de dos décadas la visión de Susana fue creciendo y se ha mantenido en el tiempo; gracias a ella pudo costearles los estudios a sus tres hijos, quienes se convirtieron en grandes profesionales. Susana explicó que lo que ella siente por la comida vegetariana es pasión, esto la motiva cada día a innovar platos.

Como nota curiosa nunca ha hecho un curso relacionado con este tipo de comida y todos sus platos surgieron y siguen surgiendo de la creatividad.

“Yo me acuesto a dormir y voy pensando en cómo puedo hacer esto o aquello, al día siguiente lo pongo en práctica y tengo un plato nuevo”, comentó.

El restaurant le ha permitido hacerse de grandes amistades y clientes fieles, uno de ellos es Fermín Loys, quien casi que a diario acude a degustar de las comidas que allí se prepara; además, Susana ha pasado su conocimiento a otras mujeres, como a las muchachas que a lo largo de los años la han ayudado en su labor.

Comentarios