14 de November del 2018

Luis León: Vivir de la pintura hasta el fin

Luis León es un pintor que está en constante aprendizaje. Foto: Pedro Lara

Poco después de haber ingresado a la Universidad de Carabobo, para estudiar Ingeniería Eléctrica, el joven de 18 años, Luis León, debió abandonar su carrera, pues al tener a su esposa embarazada de su primer hijo había que buscar la forma de conseguir dinero para mantener a su recién conformada familia.

“Comencé a pintar para vender mis cuadros, como una forma de ganar dinero para subsistir, pero el primero que hice lo conservé, lo tiene mi madre en su casa”, explica Luis León, uno de los artistas plásticos aragüeños más reconocidos en el arte de la pintura, actividad que, aunque lleva treinta años realizando de forma comercial y de la cual subsiste hasta el sol de hoy, se ha dedicado en la última década a hacerlo de forma profesional.

Más allá de las 108 certificaciones, entre concursos al aire libre, exposiciones colectivas, exposiciones individuales y salones de arte, que avalan y respaldan su labor como profesional, Luis León mantiene que sí se puede vivir del arte. De hecho, afirma con vehemencia que siempre ha subsistido a través de su arte y “seguiré viviendo de la pintura hasta el fin”.

Un distraído dibujante

El prolífico artista plástico recuerda que la pintura fue una pasión que lo atrapó desde que era niño.

“Yo siempre estaba distraído, dibujando, pintando, por ello en el colegio Fe y Alegría de Las Acacias siempre la maestra me decía: ‘León, haga tal cartelera, pinte tal mural, haga tal letra’, entonces así transcurrió mi niñez, entre fechas patrias, láminas de papel bond y colores”.

Cuando comenzó a pintar lo hizo con óleo, captando su entorno. Entonces comenzó su participación en muchos concursos de pintura al aire libre, siendo una de las más representativas la obra que realizó para el Teatro Ateneo de Maracay, en la cual obtuvo el segundo premio, entre otros más realizados en Palo Negro, La Victoria, Zuata, El Consejo y otras ciudades de Aragua y demás estados del país.

Del óleo al acrílico

“Por recomendación médica debí abandonar mi técnica de pintar con óleo, pues mi salud se estaba viendo afectada, tanto con el zinc y el plomo, por lo que desarrollé una alergia y debí sustituir el óleo por la pintura acrílica. Este cambio fue beneficioso para mí, porque el aceite de linaza y la trementina que se emplean para el óleo producen fuerte olor. En cambio, el acrílico tiene un secado más rápido”.

En el inicio de su vida profesional, León descubrió que es necesario prepararse. “En la Casa de El Arco me tocó hacer una conferencia sobre Vincent Van Gogh, leí mucho, me preparé e hice mi ponencia, mi esposa me hacía señas para que terminara de hablar, total que duré dos horas”.

Un arte sin fronteras

El artista plástico lleva consigo un portafolio repleto de todas sus certificaciones. Allí se avala su participación en importantes escenarios como el Salón de Arte Aragua y el Salón de Arte Municipal, entre otros a mencionar. Pero su arte no sólo ha permanecido en el tiempo en exposiciones permanentes, sino también ha trascendido fronteras.

Comenta que un amigo suyo es asiduo viajero a Estados Unidos, entonces elaboró unos individuales que se venden bien en Utah. Sus creaciones también tienen presencia en Sicilia, Italia, y fue uno de los artistas aragüeños que realizó obras de arte exclusivas para un museo que está ubicado en Valencia, España. La exposición “Dibuxants Araguenys” (Dibujantes Aragüeños) es permanente en ese espacio español.

La pasión de enseñar

Su vasta experiencia dentro del mundo de la pintura le ha hecho desarrollar una pedagogía que ahora es una de sus más grandes pasiones. Explica que tiene a su cargo varios niños y niñas, a quienes ayuda a desarrollar la visión artística y a que hagan obras que al verlas causen un efecto, objetivo principal de una obra de arte.

“Yo no dejo de aprender, puede ser que en un niño a quien yo esté enseñando aprenda de él, tenga frente de mí a un futuro y potencial artista plástico, me gusta enseñar a los niños y niñas, porque mientras pueda hacer que un niño se interese por la pintura, lo estoy alejando del Play Station y de otros pasatiempos que no dejan nada productivo en ellos”.

Su frase

En el estudio de las artes plásticas se ha formado con diversos artistas, pero una de sus frases de vida es de Picasso: “Puedes tener inspiración, pero te debe conseguir trabajando”.

ENTRE CUADRO Y CUADRO

Luis León es un hombre de 50 años de edad, casado con una profesora y padre de Luis Gabriel y Civic, un hombre y una mujer convertidos ya en profesionales. Está convencido de que el arte no sólo debe ser respetado por la sociedad, sino también por el propio artista. “Para esto está la modernidad, las redes sociales, la preparación constante, no es quedarse en el aparato, hay que ir de la mano con la tecnología y los nuevos tiempos”.

-Le gusta escuchar jazz y bossa nova.

-Trata de no escuchar música que lo haga cantar y bailar, porque puede desconcentrarlo.

-No puede estarse quieto, siempre lleva una agenda con hojas y si no está haciendo nada, se pone a dibujar.

Pasó 24 días caminando desde la carretera hasta Choroní, con la intención de elaborar una exposición basada en diversos paisajes y sitios de la pintoresca localidad, como una forma de “salir más allá de la típica calle colonial”.

-Considera que la vida hay que vivirla al momento.

-No deja que la actualidad contamine su buen humor ni su optimismo.

-“No tengo día para trabajar, no tengo horario para trabajar, simplemente trabajo en cualquier momento. porque amo lo que hago”.

Comentarios