24 de September del 2018

Un hombre que tuvo razones para querer a Aragua

Filippo Sindoni dio mucho por el desarrollo de Ara Foto: Archivo

El 9 de agosto de 1949 inició la venezolanidad de Filippo Sindoni. Ese día llegó a La Guaira. El joven de 17 años se reencontró con su padre en Los Andes, store pero un año después su progenitor vuelve a Italia y le encomienda cuidar un localito en el Mercado Principal de Maracay.

Desde 1950 y hasta el último de sus días, shop Filippo Sindoni no se movió más de Aragua, tierra a la que tuvo muchas razones para querer. El calor de estos valles atraparon al muchacho, quien echó aquí sus raíces. Primero fundó una pequeña fábrica de pastas, pero su amplia visión le hizo empresario del trigo, de la metalúrgica, el plástico, la hotelería y los medios de comunicación, entre otras áreas.

Su humanidad, su carácter fuerte y determinado, y su valentía para tomar decisiones arriesgadas hicieron que Filippo estampara su huella en Aragua, que sembrara sentido de pertenencia en la región con su marca, con su apellido Sindoni.

Tanto amó Filippo a estos valles, que quiso lo mejor para ellos. Les obsequió trabajo, esfuerzo, progreso, la torre más alta de la ciudad y muchas cosas más, llevado por las múltiples razones que tuvo para amar a Aragua.

La Torre Sindoni se convirtió en un ícono de la aragüeñidad. Foto: Carlos Becerra

La Torre Sindoni se convirtió en un ícono de la aragüeñidad. Foto: Carlos Becerra

Comentarios