Dulceras de Palo Negro continúan cautivando paladares

Los aliados o templones son muy vendidos en Palo Negro. Fotos: Limber Torres

Visitar el municipio Libertador y no detenerse en una sus calles, especialmente en las Rondón y Coromoto a disfrutar de un dulce criollo, resulta una tarea difícil, sobre todo cuando el inclemente sol ataca y usted observa a su paso una exquisita tizana o el tradicional papelón con limón, jengibre, ajonjolí o la cebada que promete calmar la sed.

Otras de las opciones que usted tiene a la hora de visitar Palo Negro está representado por los dulces como la torta de auyama o chocolate y los aliados o templones, elaborados a base de papelón, azúcar y pata de res.

Tula Lugo lleva cinco años vendiendo templones en la calle y este oficio le permite la manutención de dos hijas y una nieta. De lunes a lunes ofrece, a propios y extraños, la oportunidad de degustarlos por tan sólo Bs. 1.400.

Otra familia dedicada a consentir paladares es la conformada por Susana Machado y Javier Cansine, ellos ofrecen tizanas a los módicos precios de Bs 2.000 y carato de maíz a Bs. 1.500. Desde hace trece años esta actividad representa su modo de vida.

“El secreto para mantener los clientes es la calidad, tratamos de agregarle a la tizana siempre las mismas frutas, incluso algunas veces consentimos a los clientes y cuando el kilo de fresa baja se la agregamos a esta bebida que siempre la ofrecemos bien fría”, destacó Machado.

La tizana bien fría es una de las alternativas en el municipio Libertador

Comentarios