Miércoles de Ceniza marca el inicio de la Cuaresma

Foto: Archivo/Pedro Lara

Luego de las festividades del Carnaval y como es costumbre dentro de la religión venezolana, este primero de marzo la Iglesia Católica celebra en todo el país el “Miércoles de Ceniza”. Considerado como el día que marca el inicio de la Cuaresma: Tiempo de fe, reflexión, penitencia y renovación espiritual previo a la Semana Santa.

Este día, se realiza la imposición simbólica de una cruz de ceniza en la frente de los fieles católicos, esta ceniza representa la destrucción de los errores del año anterior y, recuerda la mortalidad del ser humano, reseñada en el texto bíblico del Génesis 3:19. “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres y al polvo volverás.”

Este acto simbólico que se realiza en muchos templos a nivel nacional, da inicio a la Cuaresma que es el tiempo litúrgico del calendario cristiano destinado a la preparación espiritual de la fiesta de la Pascua.

Se trata de un período de purificación e iluminación, celebrado en la Iglesia católica, ortodoxa, anglicana, y buena parte de las Iglesias protestantes (incluyendo algunas evangélicas), aunque con inicios y duraciones distintas.

En Venezuela la Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza y termina justo antes de la “Misa de la Cena del Señor” en la tarde del Jueves Santo.

La duración de cuarenta días proviene de varias referencias bíblicas y simboliza la prueba de Jesús al permanecer durante 40 días en el desierto previos a su misión pública. También simbolizan los 40 días que duró el diluvio, además de los 40 años de la marcha del pueblo israelita por el desierto y los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

A lo largo de la Cuaresma, los cristianos son llamados a reforzar su fe mediante diversos actos de penitencia y reflexión. La Cuaresma tiene cinco domingos más el Domingo de Ramos (seis en total), en cuyas misas las lecturas explican temas como la conversión, el pecado, la penitencia y el perdón. Además no se canta el “Gloria” al final del acto penitencial (excepto el jueves santo, en la misa de la cena del Señor), ni el “Aleluya” antes del evangelio.

Vía: Agencias

Comentarios
El Aragüeño