18 de December del 2018

Ser un cuidador de viviendas es un nuevo oficio

Foto: Archivo

Desde hace veinte años aproximadamente, muchas personas y núcleos familiares venezolanos, decidieron abrirse camino en otras latitudes del mundo. Para otros la decisión está privada por el temor de tener que dejar sus bienes. Actualmente hay personas que se encargan de hacer más llevadera la decisión de partir de su tierra natal, pero en esta oportunidad con la seguridad que sus bienes, especialmente inmuebles estarán resguardadas.

Resulta que quienes siguen apostando por Venezuela, desde la trinchera de siempre, han visto en ese dilema de muchos la mejor oportunidad de reinventarse en el campo laboral y ofrecen el servicio de cuidar apartamentos o casas, que por lo general pertenecen a familiares, amigos, conocidos o vecinos y cuyos dueños están entre Europa y los países del sur.

El costo de este servicio varía de acuerdo a las exigencias del propietario, aunque no existen montos preestablecidos, ya que no hay una reglamentación que regule esta actividad. A criterio de José Luis Rojas, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Aragua, ello debe incorporarse como parte de un servicio que se pudiera regular las administradoras de inmuebles.

“En la capital del país se observa mucho la prestación de este servicio, en las provincias con menos incidencias, pero si hay casos conocidos. Está práctica no cuenta con el aval pleno de los corredores inmobiliario”, refiere Rojas.

De acuerdo a las atribuciones que tienen quienes se dedican a cuidar las casas varía según las exigencias del cliente, en todos los casos los inmuebles permanecen deshabitados, son visitados una o dos veces por semana por el prestador del servicio, l limpieza general de la propiedad y en algunos casos deben encargarse del mantenimiento del jardín y realizar reparaciones de plomería y electricidad al menos una vez  al mes si el caso lo exigen, así como pintarlas.

Recomendaciones de expertos

  • Es necesario dar indicios de que las viviendas todavía están habitados. Para ello es importante dejar las luces encendidas, la radio o la televisión.
  • También es recomendable asistir a las reuniones de condominio para estar al día con lo que sucede en el edificio y mantener informados a los propietarios de los apartamentos.

Diáspora en cifras

De acuerdo con datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 1 millón de venezolanos migraron en 2015 y, hasta la fecha, solo 1,6 millones viven legalmente en el extranjero.

Comentarios