El pueblo que volvió a renacer

Después del 2 de junio de 1946, Italia cambió su rumbo para siempre. Imagen de Archivo

Si algún país sabe de historia, viagra ese es Italia. Una nación que se ha establecido a lo largo de centurias de conflictos y disputas por territorios y soberanía. Esta larga data que comienza desde antes de la institución del Imperio Romano ha tenido muchas y duras etapas. Las más contemporáneas están revestidas de dolor y sufrimiento, health pero también han sido signadas por el coraje y la valentía.

Muchas fueron las madres que lloraron a sus hijos que partieron a la guerra, cuando la Italia de Mussolini se declaró aliada de la Alemania nazi, en junio de 1940. Sin embargo, muchas fueron las bajas del ejército del monarca de la Casa de Saboya, soldados que morían a sangre fría, muchos hijos y padres de familia que jamás volvieron a casa.

Tres años después los anglosajones llegaron al territorio italiano y comienzan a liberarlo del ejército nazi, lo que se logró en abril de 1945, con la captura de Mussolini. Este hecho puso fin a la Italia fascista y no puede quedar aislado sin la participación de los partisanos, un grupo de hombres y mujeres aguerridos que lucharon hasta dar su vida por devolver la tranquilidad y la paz a su tierra italiana. Destacó en este heroico acontecimiento la activa participación de mujeres.

Ese pueblo que sufrió la rigurosidad del fascismo y vivió en carne propia los estragos de la guerra decidió, el 2 de junio de 1946, a través de un referendo consultivo, la forma institucional del Estado que quería para su tierra. Este hecho marcó el inicio de las mujeres en la vida electoral. 22 millones de personas se volcaron a las urnas y apoyaron, con más de 54 por ciento, el proyecto de república.

Italia fue proclamada oficialmente como República el 18 de junio de 1946. Por medio de una Asamblea Constituyente se elaboró la Constitución del Estado Republicano, quedando sustituido el Estado Albertino, establecido tras la unificación de Italia, en 1861. El Reino de Italia pasó a la historia y nació la República.

Los italianos después de tanto sufrimiento y conflicto, al fin han conseguido vivir en paz, armonía y prosperidad

Los italianos después de tanto sufrimiento y conflicto, al fin han conseguido vivir en paz, armonía y prosperidad

Ya una vez en el Siglo XV, Italia vivió un renacimiento a nivel de las artes y sentó una importante transformación cultural. Ahora le tocaba al Estado renacer con una nueva forma, una que garantizó el progreso y el bienestar de una nación que padeció mucho dolor y que merecía un mejor futuro.

Una nación democrática

Los años de la postguerra fueron decisivos para los italianos. El fin del conflicto mundial fue celebrado en medio de una nación socavada, una economía paralizada, mucha pobreza, hambre y destrucción.

Muchos tomaron lo poco que tenían y lo empacaron en una maleta llena de sueños, embarcándose hacia otras latitudes. Los que se quedaron, sin embargo, entendieron que la nación necesitaba de su fuerza e ímpetu para recuperarse de los estragos de la guerra y salir adelante. Por ello fueron protagonistas del “Milagro de la Economía Italiana” que se extendió hasta los años sesenta.

Hoy han transcurrido setenta años de aquella histórica jornada, en la que los italianos y las italianas decidieron el renacimiento de su tierra. Muchos de los que dejaron su corazón cuando desembarcaron a otros destinos, sin embargo, comenzaron a regresar a su tierra, aquella que dejaron en la más profunda de las miserias, pero a la que volvieron convertida en una nación rica, poderosa, con una sociedad madura, distinta, con un nivel cultural altamente posicionado y una marca única y reconocible en todo el mundo.

El resurgimiento de Italia ocurrió en el territorio, pero la italianidad se disparó en todo el mundo. Su moda, su música, su gastronomía, su arquitectura y el profundo sentido de superación y progreso de su gente hacen de este país un sello de marca mundial, una estampa de nombre República Italiana.

Comentarios