Evelyn Ranauro con una sonrisa defiende la igualdad

Evelyn Ranauro es una mujer empeñada en rescatar la cultura italiana en Aragua. Foto: Freddy Pereira

Nombrar a Evelyn Ranauro es decir carisma, es una sonrisa dispuesta para todos y hasta en los momentos más difíciles esta gran mujer, quien ha pasado por varias facetas en su vida, siempre ha cumplido un rol importante dentro de la sociedad: Seguir exaltando la buena labor de las féminas, dejando saber que no hay adversidad ninguna que las pueda parar cuando se trata de conseguir un objetivo.

Esta venezolana, de padre italiano y madre criolla, nació en el estado Aragua, pero una parte importante de su vida la pasó en Caracas, mientras cumplía con sus labores académicas dentro de la Universidad Central de Venezuela.

Graduada de Bibliotecólogo, Evelyn en principio se inclinó por los idiomas, pero unos semestres dentro de la que hoy es su carrera la enamoraron, empujándola a culminar su profesión, la cual ejerció en varias instituciones públicas y privadas, cumpliendo una noble labor en beneficio de otros.

En su necesidad de superación y vocación de servicio, cuando Evelyn regresó a la ciudad que la vio nacer, dejó su carrera para dedicarse a la docencia en el área de Metodología de la Investigación, pero años después retomó su especialidad en diferentes casas de estudios superiores de la entidad.

“Una de las cosas más hermosas de mi profesión es la oportunidad de conocer tantas áreas y poder transmitírselas a otras personas, eso significa mucho más que lo material, como mujer me permitió tener muchos hijos y cuando se tiene hijos, se tiene todo”, aclaró la bibliotecóloga.

Ese trajinar también la ha llevado a comprender a las personas desde otras perspectivas, su conducta y cómo muchos necesitan de amor.

Este acercamiento con múltiples personalidades le ha brindado a Ranauro seguir en la lucha por conseguir mejores cosas para el género.

“La lucha por los derechos igualitarios es continua, porque el mismo sistema ha hecho que se le dé mayor importancia al papel del hombre, soy una defensora a tiempo completo de la igualdad y aun sabiendo que tenemos algunas características físicas diferentes, somos capaces de hacer las mismas cosas y obtener un derecho como el voto hace 71 años y con una oleada de buenas nuevas las mujeres han obtenido el espacio que siempre debieron tener”, acotó Ranauro.

Para muchas de las personas de origen italiano, la Casa de Italia de Maracay se convirtió en su segundo hogar, club social donde Evelyn ha pasado gran parte de su vida, cumpliendo múltiples funciones, desde ser actriz en obras de teatro hasta conformar en la actualidad la junta directiva.

Su amor por su profesión y afinidad con los libros la llevó a ser una de las fundadoras del Club de Lectura de la Casa de Italia de Maracay, y es que un libro es mil veces más arma que una pistola, por tal razón se empeñó en no dejar morir esa condición que todo ser humano debería tener plasmada en su día a día.

Tras su destacable trabajo, Ranauro recibió la oportunidad por parte de la actual directiva de Casa de Italia de encargarse de la Dirección de Cultura, departamento de fundamental relevancia en la sociedad ítalo-venezolana en el estado Aragua.

“Una cosa que me satisface mucho es ver cómo las nuevas generaciones de nuestro club están bien involucradas en las actividades que desarrollamos, mostrándoles que no es nada más nuestra comida italiana lo que nos representa en este país”, sentenció Ranauro.

De esta forma, luchar por conseguir mejores hombres y mujeres para una sociedad y mantener las raíces culturales de Italia en la entidad le han hecho merecer un respeto a Evelyn Ranauro, por su empeño como mujer trabajadora y defensora de las justicias.

Esta fémina, como cuatro más, es parte de la junta directiva de la Casa de Italia de Maracay, oportunidad que le permitió poner un toque mágico en lo que se hace por el club social y desde él para la sociedad aragüeña.

Para Ranauro la calma y perseverancia son las claves para que las mujeres en Venezuela, Italia y el mundo sigan consiguiendo más espacios donde antes eran invisibles.

Comentarios