22 de November del 2018

La decoración es fundamental para evitar el estrés en casa

Foto: Archivo

¿Sabías que los objetos que nos rodean influyen en nuestros estado de ánimo? Si quieres que la calma te acompañe durante los últimos meses del año, order sigue los siguientes consejos de “decoración contra el estrés”.

A la vista

Un espacio donde poder organizar y tener a mano los libros de toda la familia puede convertirse en la zona preferida de la casa, viagra 100mg tanto para grandes como para pequeños, y convertirse en el punto de reunión de todos.

Mini espacios

No son necesarios muchos metros, sino pocos bien aprovechados, para tener tu zona de trabajo o estudio. Un pequeño espacio en el salón, en el hueco de la escalera, en una zona abuhardillada… La clave está en tener claro qué es lo que necesitas para poder organizarte bien.

Poco mobiliario

No sobrecargues el ambiente con multitud de muebles y procura que los que tengas estén bien distribuidos en la habitación.

Juntos pero no revueltos

Si no tienes espacio para tu propio despacho, una solución es crearlo dentro de tu dormitorio, siempre y cuando los espacios para el descanso y el trabajo no se confundan. Bastante es que te lleves el trabajo a casa ¡como para que además te lo lleves a la cama! Cada cosa, en su lugar y en su momento.

Tonos pastel

Al tratarse de tonos muy suaves, son perfectos para favorecer la concentración, además de transmitir tranquilidad y descanso. Los tonos derivados del azul y el verde son los perfectos para favorecer el estudio.

Luz natural

Quien tiene una casa con una buena iluminación tiene un tesoro pero, por desgracia, muchas veces no es así. En cualquier caso, para cuando la luz natural ya no es suficiente, procura tener como aliadas lámparas de techo o luces auxiliares de pie con las que crear, además, ambientes cálidos y acogedores. Procura no utilizar bombillas de tonos anaranjados, ya que favorecen la fatiga a la hora del estudio.

Separar ambientes

Si no tienes espacio para crear tu propia zona de lectura o de estudio, una solución es crear diferente ambientes. Un pequeño biombo o una librería abierta pueden ser la solución para conseguir dos zonas diferenciadas en tu salón, sin restarle metros.

Color sin estridencias

Para aportar luminosidad a tu hogar, apuesta por el color en el salón, dormitorios, cocina… eso sí, sin caer en los tonos excesivamente llamativos que, al poco tiempo, pueden llegar a resultarte agobiantes. Puedes optar por tonos pastel, arena, ocres… Una buena idea, si te gustan los colores fuertes, es pintar con ellos sólo una de las paredes de la habitación pero, ojo, debe ser grande para no restarle metros ópticamente.

Tonos neutros

Aportarán mucha luz a cualquier estancia pero si la casa es grande, puede restarle calidez. Si no tienes cuadros o muebles con personalidad, pueden darle un estilo nórdico o de oficina que, aunque estén muy de moda, resultan un poco “globalizantes”.

Zona de lectura

Un buen libro se “saborea” mucho mejor con una buena iluminación. Y en las tardes de lluvia, no hay mejor plan (bueno, quizás ver una buena serie)

Menos es más

No hay nada para favorecer la concentración como eliminar todo elemento que pueda crearte alguna distracción.

Vía: Agencias

Comentarios