Una alianza regional para luchar contra el comercio ilícito en América Latina

Como respuesta al incremento del comercio ilícito en América Latina, unhealthy gobiernos, empresas y gremios de la región han creado la Alianza Latinoamericana contra el Comercio Ilícito–ALAC, para enfrentar de manera conjunta el flagelo que atenta contra las finanzas públicas, la recaudación de impuestos, la salud de los consumidores y el empleo de los latinoamericanos.

Desde el pasado 5 de octubre, representantes gubernamentales y empresariales de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela tienen una serie de reuniones en Bogotá, Colombia, para participar en los Talleres Intersectoriales, a través de los cuales buscan establecer acuerdos comunes para dar frente y control a esta actividad criminal. Representantes de la ALAC presentarán el resultado de este encuentro en la XXV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno a realizarse en Cartagena, Colombia los próximos 28 y 29 de octubre en presencia de más de 22 países.

La alianza, que fue lanzada durante el pasado mes de mayo, llega a su segunda fase de instalación. El presidente de la Asociación de Industriales de Colombia “ANDI”, Bruce Mac Master, indicó que el objetivo de este encuentro es crear intereses y estrategias comunes  entre empresas privadas e instituciones de gobierno de la región latinoamericana para acabar con el contrabando.

El presidente de la ANDI, además reportó que el comercio ilícito ha dejado ganancias al sector ilegal por cerca de 20 billones de pesos entre 2011 y 2014. “El contrabando ha representado en América Latina pérdidas superiores a los 90 mil millones de dólares y alcanza el 4% del Producto Interno Bruto de la región. Fue por eso que se decidió la realización de esta Alianza para que todos trabajemos unidos, los gobiernos y los empresarios del continente, en la lucha contra este delito”, indicó Mac Master.

Venezuela y el cigarrillo de contrabando

Uno de los sectores que tendrán mayor atención en los talleres son los cigarrillos. De hecho, una de las más importantes tabacaleras en Venezuela, Cigarrera Bigott otorga más de 60 millones de bolívares (2015) por impuestos sobre consumo y sobre las ventas de productos de tabaco. Para el año 2015 el mercado ilícito de cigarrillos vendió unos 400 millones de unidades, lo que representa una evasión potencial de impuestos de Bs. 1.66 billones anuales.

A escala regional y de acuerdo con cifras de KPMG, cerca de 46 billones de cigarrillos (más de 2 billones de cajetillas) fueron ilegales, generando pérdidas por USD$3.8 billones. De esta cantidad, siete de cada diez cajetillas provienen de Paraguay, y una de cada diez de Panamá. De acuerdo con el mismo estudio, las Zonas Francas de Libre Comercio han favorecido el comercio ilícito de cigarrillos en la región, impactandoa 16 países en América Latina.

Creada en 2016, la ALAC busca dar respuesta al fenómeno del comercio ilícito de cigarrillos, textiles, licores, alimentos, plásticos y metales en 15 países.

Nota de prensa

Comentarios