21 de September del 2018

6 hábitos diarios de gente muy productiva

Siempre en nuestros trabajos tenemos esos compañeros que siempre terminan el trabajo antes de tiempo  o amigos que parecen no parar un segundo de hacer cosas: arman proyectos, for sale cuidan a sus hijos, buscan la ropa en la lavandería y todavía tienen tiempo de salir a cenar.

¿Pero cómo lo hacen? Pues hicimos una investigación y descubrimos los hábitos de gente que hace de su tiempo algo provechoso:

1. Le ponen prioridad a sus prioridades:

La gente productiva sabe que no importa si una tarea es excitante o no; eso es lo de menos.  La relevancia en tus objetivos del día no tiene que ver con tus preferencias, sino en lo que necesitas que se haga primero.  Lo ideal sería que hicieras una lista de las cosas por hacer y priorizar fechas de entrega.  Por ejemplo, si tienes que entregar un trabajo a la 1 de la tarde, y tienes varios e-mails viejos que quieres responder, ponte de prioridad hacer la tarea.  Sí, seguro al responder los emails olvidados sentirás que haces más cosas, pero es algo que puede esperar, y debes priorizar lo que es necesario hacer para ese día.

2. No solo se trazan metas, también fijan tiempos de entrega: 

Si te fijas un objetivo sin línea de tiempo, las tareas que tienes por hacer no tendrán urgencia, y por lo tanto se volverán insuperables.  Si te planteas un día para tener lista la meta, te sentirás menos perdido, menos abrumado, y más impulsado a evitar distracciones, manteniendo tu enfoque en el premio final.

3. Ellos controlan la tecnología, no la tecnología a ellos:

Las personas productivas saben que es contraproducente ser un esclavo de las tecnologías.  Siempre habrá algo nuevo y emocionante que mirar en las redes sociales, y esto puede absorber gran parte de tu tiempo no importa que tanta fuerza de voluntad tengas.  Debes crear bloques de tiempo para hacer cada actividad: una hora para revisar y responder correos, una media hora para Facebook si es necesario,  y luego dedicate a tus trabajos sin permitir que tus equipos electrónicos acaparen tu tiempo preciado.

4. Se toman breaks estratégicos:

Uno de los hábitos comunes de la gente que rentabiliza su vida es que se obligan a tomar descansos, aunque sea de 3 a 5 minutos, cada hora y media.  Les permite respirar un poco, previene que se encasillen, y les renueva el enfoque.  Párate, estírate, ve a tomar agua o llena tu taza de café, y vuelve a tu sitio de trabajo.  Te darás cuenta de que eres mucho más productivo de esta forma que si pasas horas sentado frente a la computadora, que al final solo llevan a que tu mente divague y caigas en otras tentaciones, como las redes sociales.

5. No hacen mil cosas a la vez:

Incluso si tienen varias tareas compitiendo al mismo tiempo, la gente productiva se concentra en hacer una sola actividad, y no 4 a la vez.  Enfocarse en una sola meta también es la mejor manera de ganar impulso celebrando los pequeños éxitos.  Cuando haces un trabajo de principio a fin,  te sientes realizado y motivado a realizar la siguiente tarea, también de principio a fin.  Si por el contrario, quieres hacer todo simultáneamente, nunca experimentarás la recompensa mental y la satisfacción que se tiene al completar algo,  además de aumentar las probabilidades de cometer errores y olvidar cosas ya que tu cerebro va y viene entre tantas 

6. Hacen del sueño una prioridad:

No dormir lo suficiente sabotea directamente tu productividad.  El día después de dormir menos de 7 horas en la noche, eres más lento, tienes menos capacidad de enfoque, y estás menos motivado.  Aunque creas y pienses que sigues siendo igual de productivo aunque no hayas descansado, la realidad es que está demostrado por estudios que tu cerebro no está trabajando igual.  Las personas productivas saben que debes dormir al menos 7 horas, no por lujo, o por deseo, sino por necesidad.

Vía: Agencias

Comentarios