17 de February del 2019

9 fallas comunes en las dietas para adelgazar

||Foto: Agencias.

Enero sigue siendo el mes predilecto para intentar bajar de peso. Si tus intentos de adelgazar no están dando resultado, es momento de hacer una revisión.

Las dietas falsas, los alimentos de mala calidad y la descripción errada de los etiquetados, pueden jugar en contra no solo de la buena nutrición, sino también de los objetivos estéticos que se quieran conseguir.

Por estas y otras razones presentamos, 9 fallos más comunes en las dietas para adelgazar:

– Contar Calorías

Las calorías de los alimentos son importantes, pues en definitiva se necesita un déficit calórico para adelgazar, se le llama déficit calórico al estado en el que se encuentra el cuerpo cuando quema más calorías de las que ingiere. Dicho estado es el que realmente ayuda a bajar sustancialmente de peso y no solo contar las calorías para no ingerirlas. Sin embargo saber de dónde provienen las calorías es de gran importancia.

Por otro lado, según el portal web Vitonica.com, hay nutrientes como las grasas trans que, si bien aportan igual cantidad de calorías que los omega 3 por cada gramo, pueden tener un efecto muy diferente en nuestro cuerpo, pues mientras las primeras inducen cambios metabólicos que nos llevan a la obesidad, los segundos pueden ser de ayuda para bajar de peso.

– No considerar las porciones

Comer ciertos alimentos aunque sean saludables, pueden hacerte subir de peso si no cuidas las proporciones. Comer con moderación permite y favorece el logro de una dieta equilibrada.

– Dietas prestadas

Imitar la dieta de alguien a quien le está dando resultado, es un error común. Entender que las necesidades de cada organismo son diferentes, te colocará en la línea de salida hacia tu peso ideal.

Aun las dietas brindadas por profesionales de la salud deben ser individualizadas, de lo contrario, no es adecuada para nosotros y puede servirnos o no para adelgazar, cuidando la salud. Por esta razón las dietas indicadas en revistas pueden ser peligrosas.

– Abuso de Alimentos “Light”

Los primeros aliados al momento de adelgazar son los alimentos “light” que deben tener menos calorías que su versión tradicional, pero que igualmente, no siempre son útiles para ayudarnos a perder peso, pues muchas veces la diferencia energética no es significativa o la cantidad consumida no establece una gran distinción.

Asimismo, solemos pensar en alimentos “light” como alimentos adelgazantes o sanos de los cuales tenemos a consumir más cantidad, algo que puede conducirnos a un exceso en lugar de a un déficit de calorías.

– Abuso de Sal

Otros componentes de tu alimentación como la sal también deben ser considerados. Muchas veces nuestra atención se limita a eliminar las azúcares y harinas refinadas, sin considerar que el exceso de sal concluye en un consumo elevado de calorías, incentivar la hidratación deficiente y conducirnos a un exceso de peso a causa no sólo de una ingesta superior sino también de una retención de líquidos.

– Ingesta de calorías líquidas

Los líquidos no favorecen la saciedad como los sólidos.  Podemos beber una gran cantidad de líquidos sin darnos cuenta, por ello, escoger agua como bebida habitual es clave para lograr una dieta saludable, en lugar de escoger refrescos azucarados, zumos, néctares, batidos.

Otra buena razón para pensar en las calorías líquidas, muchas sustancias contenidas en los refrescos azucarados o el azúcar y alcohol, pueden tener un efecto adictivo en nuestro cuerpo, algo que en nada favorece nuestros intentos de adelgazar cuidando la salud.

– No ejercitarse

No es reducido el número de dietas para adelgazar o de planes más complejos para perder peso que no incluyen ejercicio en su práctica, algo de gran importancia al momento de lograr resultados.

El ejercicio influye directamente en nuestro metabolismo, incentivando cambios positivos en nuestro organismo, por lo que su práctica debe ser siempre considerada.

Además, los resultados nunca serán iguales si complementamos nuestra dieta con ejercicios, a sólo pretender adelgazar mediante una estrategia alimentaria, pues el ejercicio tonifica, ayuda a mantener masa magra y por ello, también es clave para no recuperar el peso perdido.

 

– Hidratación

Una buena hidratación es clave para controlar el peso corporal, pues entre otras cosas, podemos confundir la sensación de sed con hambre y “saciar” la misma con alimentos que suman calorías que el agua no aporta.  Un consumo deficiente de líquidos puede obstaculizar el metabolismo y la quema de grasas así como favorecer la retención de líquidos.

– Eliminar grupos enteros de alimentos

Eliminar grupos enteros de alimentos es una característica de las dietas milagrosas. Estas erradican todos los hidratos, las grasas o incluso las frutas y verduras que tantos beneficios ofrecen. Este tipo de medidas estrictas e inflexibles puede conducirnos a más ansiedad y al aumento de peso.

Si logramos adelgazar tras la abstinencia de algún grupo de alimento, nuestro metabolismo se puede resentir, produciendo un efecto rebote que nos haga aumentar de peso en lugar de mantener el peso perdido.

Lo más recomendable al querer bajar de peso, es buscar la guía de un especialista, que además de identificar nuestro caso particular, puede referirnos una dieta adecuada a nuestras condiciones. Vía: Agencias.

Comentarios