14 de November del 2018

Alegría para el paladar a domicilio

César Sierra, diagnosis es un licenciado en comunicación social que creó una empresa de postres desde su casa, order tras estudiar cocina en la Escuela de Artes Culinarios de Caracas, a lo que afirma haber sido una experiencia muy grata pero muy dura.

Comenzó a trabajar en una pastelería en Los Palos Grandes, Caracas, mientras estudiaba cocina, aseguró que fue una grata pero muy dura experiencia porque vivía lejos de su casa y con 19 años.

Poco a poco fue aprendiendo más y mientras estudiaba en la universidad Comunicación Social comenzó a ofrecer sus postres entre sus compañeros y las ventas calaron, dándole a César ese empuje que necesitaba para creer más y seguir adelante con su talento.

1

Este maracayero ejerció unos años el periodismo pero sus ganas por la pastelería fueron mayores que se dedicó a ello. Tras parar la producción por casi dos años, retomó su rumbo al conseguir los materiales necesarios para sus deliciosos postres.

Hoy en día, Los Postres de Cesar recorren toda Maracay llevando lo mejor en postres a domicilio, se empeñó en que fueran a domicilio porque una día pasó un mensaje n cadena a varios amigos con una foto de un postres y todos querían un pedazo, cuando vio ya la había vendido toda.

Postres para todos

Los postres de Caesar se diferencian de muchos porque tiene variedad y frescura y lo mejor es que te lo llevan a donde te encuentres. Pie de Limón, Torta de Chocolate y Torta Tres Leches son sus postres consentidos.

1Actualmente cuenta con una cartera de 20 postres entre los que destacan la torta Red Velvet, los profiteroles y la torta cheese cake, acostumbró a sus clientes a comer cosas frescas y originales.

Tuvo que paralizar sus trabajos de repostería como por dos años debido a la ausencia de algunos materiales, hoy en día, aunque tiene problemas para conseguir algunos ingredientes o envases, pero actualmente cuenta con proveedores que le hacen más fácil la situación.

“Ahora trato de trabajar con amigos que me consiguen o me avisas en donde y cuando están vendiendo algún producto que necesite, o me dicen César te compré harina o azúcar, pero gracias a Dios hasta ahora no me falta nada” relató César.

1

Comentarios