5 tips para evitar el mal olor corporal

El mal olor corporal, conocido también como osmidrosis o bromhidrosis, es un trastorno que se produce principalmente por microorganismos (bacterias y hongos) que se desarrollan en el sudor cuando existen las condiciones necesarias, como la falta de higiene.

Nuestra piel mide, en promedio, unos dos metros cuadrados y en cada centímetro cuadrado del órgano poseemos más de 600 glándulas productoras de sudor. Pero esta transpiración está formada de 99% de agua y por lo tanto no produce mal olor corporal.

Las personas que sudan en exceso pueden ser susceptibles al mal olor corporal, pero en realidad el trastorno está vinculado al lugar del cuerpo donde ocurre el sudor y al tipo de glándulas involucradas, principalmente las glándulas apócrinas.

La solución más simple para el mal olor corporal, así como la principal, es tener una mejor higiene personal; sin embargo también existen otras maneras de evitarlo, según Robert Hicks, especialista en medicina general y genitourinaria del Hospital Kingston, en Inglaterra.

1. Ropa limpia. Lave su ropa con la temperatura más alta posible y séquela porque la bacteria puede sobrevivir en la ropa húmeda y producir sus olores característicos. Esto se recomienda sobre todo a adolescentes, ya que al encenderse de manera hormonal y frecuente, se produce más sudor.

2. Evitar la ingestión de tóxicos o bebidas alcohólicas y estimulantes como el café, los cuales aumentan la producción de sudor.

3. No consumir alimentos como el ajo, cebolla o especias fuertes, cuyos productos aromáticos pueden eliminarse por el sudor.

4. Hacer uso de infusiones o lociones elaboradas a partir de plantas con propiedades antibacteriales o fungicidas, como la salvia, manzana o lechuga.

5. Evita usar zapatos muy cerrados o que te hagan sudar mucho, como los deportivos o tenis, además de usar calcetines limpios de algodón o mantenga el pie descubierto lo más a menudo posible para prevenir los efectos de los hongos.

Es importante siempre conocer y percibir cualquier cambio en nuestros propios aromas, debido a que si se padece de sudoración excesiva o mal olor corporal sin motivo aparente, podría ser un signo de un trastorno o padecimiento más severo.

Comentarios