26 de September del 2018

¿Cómo distinguir los buenos y los malos lunares?

Foto: Agencias

Todos tenemos lunares. Algunos más, algunos menos, pero, en general, es algo sumamente común en el cuerpo humano. Si te analizas en detalles podrás observar cuántos lunares tienes, al menos de forma aproximada ya que puedes perder alguno de vista. Pero, ¿Sabes cómo distinguir los buenos y los malos lunares?

Te damos un formulario que te va a ayudar a identificar tus lunares: A través de un ABCDE

-Asimetría. No son de forma circular u ovalada

-Bordes irregulares. Rugosos y mal definidos

-Colores distintos. Más de dos

-Diámetro mayor que 6 mm. Más grande que la goma de borrar que llevan los lápices

-Evolución en el tiempo. ¿Notaste sangrado, picazón o aumento de espesor?

Lo primero es revisarse. Es simple, pero necesitarás dos espejos -uno de pared y otro de mano- y una dosis de tiempo y paciencia. Como pueden estar en el cuero cabelludo, en las axilas o en el paladar, la revisión tiene que ser exhaustiva. Hay para todos los gustos -o disgustos-, pero no porque sean feos son malos:

-Chatos: parecen una mancha o una peca importante. No todos son marrones, hay azules, rojos y blancos.

-Verrugosos: son elevados y blandos, no suelen ser malignos. Si se lastiman con el roce, se pueden extirpar.

-Con pelo: la presencia del pelo no indica en sí un riesgo, se pueden depilar u operar por motivos estéticos. Si tienes duda acerca de tus lunares lo mejor es que acudas a un dermatólogo.

Vía: Agencias

Comentarios