21 de September del 2018

Después del sol, toca hidratar la piel

Foto: Archivo

Si queremos contrarrestar los efectos dañinos que el sol ha podido causar a tu piel, no tenemos más remedio que poner en práctica una serie de cuidados post solares, una vez en casa.

La elevada temperatura a la que hemos sometido nuestro cuerpo después de una exposición al sol provoca pérdida de agua cutánea y vasodilatación. Por ello, es necesario aplicar productos que la calmen e hidraten.

Así que después de una jornada al sol, sigue estos pasos para ayudar a la recuperación de tu piel

1. Una buena ducha

Tras haber pasado el día al sol en la piscina, playa o montaña, la piel acumula impurezas y calor. Refresca tu cuerpo bajo el agua y déjala correr para que sientas su efecto calmante. Utiliza un jabón suave, a ser posible uno de ph neutro y no frotes demasiado con la esponja, para evitar más rojeces.

También es recomendable un baño de agua tibia, al que puedas añadir aceites esenciales.

2. No es el momento para una exfoliación

Aunque la exfoliación es la mejor manera de preparar tu piel para que asimile los principios activos de las cremas hidratantes, no es el momento. Justo después de tomar el sol, la exfoliación va a contribuir a irritar más la piel y a causarle más rojeces, si ya las tienes.

Y, sobre todo, no sometas a tu cuerpo a una exfoliación, si te has excedido con el sol o tienes quemaduras. Este paso no va a ayudar a que tu piel se calme, todo lo contrario.

3. Hidratación a tope

El mejor consejo de belleza después de un día al sol es hidratar tu piel al máximo. Así que, después de la ducha aplícate de forma generosa una loción corporal que contenga principios activos calmantes y reestructurantes. Son muy recomendables aquellos tratamientos con contenido en:

-Aceite de oliva, para restaura la función fotoprotectora de la piel. Además es emoliente y suavizante.

-Ácido hialurónico, para hidratar la piel seca.

-Células madre vegetales. Ayudan a la piel a aumentar la síntesis de colágeno que, como hemos contado, se ha visto dañado por la exposición al sol.

-Agua termal para conseguir un efecto calmante y desensibilizante tras las radiaciones solares.

-Manteca de karité, un regenerador natural con un intenso efecto hidratante y nutritivo que, además, ayuda a proteger la piel de las radiaciones UVB y UVA.

-El mejor consejo de belleza después de un día al sol es hidratar la piel al máximo

Un buen consejo es meter la loción en la nevera unas horas antes, la piel agradecerás el frescor que te aporta. Si eres de las que confías en el aftersun para mitigar los daños del sol, puedes aplicar primero este producto y horas después la loción corporal. Tu piel quedará muy bien hidratada y aprovecharás los beneficios de ambos tratamientos.

Vía: Agencias

Comentarios