Micropigmentación: El secreto para estar siempre perfecta

Foto: Agencias

Buena cara desde que te levantas hasta que te acuestas y poder disimular algún defectillo o modificar un rasgo, son poderes de esta técnica estética que puede llegar a revolucionar tu look

Aunque sus áreas de acción son varias, son los párpados, las cejas y los labios las principales zonas de interés para esta especie de maquillaje semipermanente, o lo que es igual: tu sueño hecho realidad. Con la micropigmentación te ahorras un montón de tiempo. Si quieres salir de casa con la “cara lavada”, te lo puedes permitir porque con tus cejas dibujadas, pobladas y largas, tu eyeliner hecho y los labios naturalmente perfilados y simétricos, puedes pisar la calle con la tranquilidad que da el sentirte guapa.

Julián Hernando, técnico en micropigmentación en la Clínica Menorca, nos explica el protocolo que siguen en el centro, “en una primera consulta se realiza una prueba de alergia y otra de visagismo (estudio de las formas, líneas y relieves faciales, con el objetivo de corregir las facciones del rostro con este tipo de maquillaje) se elige el color y se muestran los materiales que se van a utilizar para el tratamiento. Asimismo se rellena una ficha con los datos del paciente y un cuestionario médico”.

En cuanto a la técnica a realizar, siempre estará relacionada tanto con la zona implicada como con las consideraciones del especialista. El diálogo entre el profesional y la persona que quiera someterse a cualquier método de micropigmentación, es imprescindible para que el resultado sea óptimo y no haya malos entendidos.

Cuidados previos

Pautas que evitan la alteración en el color o el que aparezcan reacciones alérgicas. Un día antes se evitará: aplicación de productos cosméticos o farmacéuticos sobre la zona a tratar: cremas, maquillaje, etc.

No tomar medicaciones con funciones vasodilatadoras, ácido acetilsalicílico, bebidas alcohólicas, etc.

En el caso de los labios se evitará tomar rayos U.V.A. o exponerse al sol.

Realizarse tratamientos faciales una semana antes.

Cuidados posteriores

Cejas: Inflamación ligera. Durante uno o dos días habrá rojez y un progresivo aumento de color por causa de la cicatrización. Aplicar en la zona pomada cicatrizante o vaselina durante tres o cuatro días. Lavar con agua y secar sin arrastrar sobre la zona.

Resultados: Voluminiza, modifica y densifica las cejas, imprimiendo juventud a la mirada.

Labios: Inflamación moderada uno o dos días después del tratamiento. Aplicar frío seco las dos primeras horas es muy importante y continuarlo a lo largo del día. Aplicar pomada cicatrizante los siguientes cinco días.

Resultados: Además de poder darles ampliación y grosor, puede corregirse asimetrías.

Párpados: Inflamación leve a moderada y rojez. Aplicar el mismo día del tratamiento y al siguiente frío seco, o infusión fría de manzanilla para aliviar la inflamación (cada vez una nueva para evitar infección). Aplicar pomada cicatrizante durante dos o tres días. Para evitar una infección de la herida se usará una máscara de pestañas nueva.

Resultados: Modificar la forma del ojo, por ejemplo, ojos muy juntos o separados, corregir su caída y dar espesor y profundidad a las pestañas. Si a esta técnica se le suma el tinte y el curvado de pestañas, se puede pasar por completo de la máscara de pestañas y el rizador durante meses y meses.

Precauciones durante la cicatrización

No aplicar ácidos Retinóico ni Glicólico en la zona.

No usar Agua Oxigenada en la zona para cicatrizar.

No restregar la zona tratada.

Cuando haya una exposición prolongada al sol o rayos U.V.A., se protegerá la micropigmentación con un protector solar Factor 15 o superior, puesto que el sol puede afectar la cicatrización y quemar la piel.

De manera resumida, el tratamiento pasa semanalmente por las siguientes etapas:

Primera: Aumento del tono elegido.

Segunda: Disminución del mismo.

Tercera: Estabilización del color.

Aplicaciones paramédicas

Julián Hernando afirma que la micropigmentación tiene un desarrollo que va mucho más allá de los fines estéticos. Es un método que tiene otro tipo de tratamientos “paramédicos” muy apreciados por los pacientes.

Areolas: El tratamiento estrella dentro de estas aplicaciones. En este sentido, se llevan a cabo tanto reconstrucciones como el camuflaje de cicatrices periareolares, derivadas normalmente de otras cirugías.

Cicatrices: Se recomienda cuando hay una gran diferencia entre el tono de la cicatriz y el de la piel.

Pieles quemadas: En todas las circunstancias, este tipo de tratamientos resultan altamente satisfactorios.

Retoques

La duración del efecto de la micropigmentación suele estar en una horquilla de entre año y medio a dos años; depende del tipo de piel y del cuidado con el que se mantenga la zona. Pero antes de que desaparezca del todo, el transcurso del tiempo hace que el color se vaya degradando, por lo que hay que hacerse mejoras de forma periódica. Estos retoques, si se miran positivamente, dan la confianza de que los efectos de la pigmentación son reversibles; por lo que si no te ha dejado convencida el resultado, solo hay que esperar para que desaparezca.

Por norma general, la técnica no necesita más de una hora y los resultados son inmediatos; por eso es una técnica ideal para las más impacientes. La única desventaja es que no acudas a un buen centro y no te la realice un técnico especializado. Bien hecho, en este maquillaje semipermanente, todo son ventajas.

Vía: MujerHoy.com

Comentarios