¿Secador o planchas? Melenas bajo control

Foto: Agencias

Descubre cuál es la herramienta ideal para lograr el mejor resultado, sin perjudicar a tu pelo

El calor consigue domesticar tu pelo, por muy asilvestrado que lo tengas, pero la contrapartida es que puede estropearlo y afectar a su núcleo con consecuencias casi irreversibles. Lo bueno es que, con las nuevas armas para peinarte en casa, los peligros son cada vez más reducidos. Te damos las claves para que escojas el gadget que mejor te va.

¿Metal o cerámica?

Depende de lo que quieras. Las planchas, rizadores y tenacillas que incorporan cuerpos cerámicos distribuyen mejor el calor y lo hacen de forma más consistente, con lo que requieren menos tiempo para lograr resultados. Pero las de hierro con aleación de turmalina se calientan mucho antes y sellan mejor las cutículas del pelo, con lo que resultan ideales para reducir el encrespamiento y activar el brillo.

¿Volumen o rizos?

Para lograr volumen, tienes que usar bien tus armas. En cabellos lisos o con ondas muy abiertas, mantén la plancha o el styler a la altura de tus ojos y cúrvalo hacia dentro en dirección a tu cuello mientras lo deslizas sobre cada mechón. Si lo que quieres es rizos en serio, utiliza unas tenacillas o un curler. Pero no moldees todos los mechones hacia el mismo lado. Coloca el aparato unos cinco centímetros por debajo de las raíces y ondula hacia dentro, siguiendo el camino de tu línea de pelo hacia el exterior de tu cabeza.

¿Calor intenso o medio?

Para evitar freírte el pelo, lo mejor es que utilices tus herramientas siempre en intensidad media. Sobre todo, si eres de las de cabello fino. De hecho, por mucha prisa que te des con el rizador, la realidad es que unas ondas creadas con demasiado calor se acaban deshaciendo mucho antes, normalmente en cuanto se enfrían. Eso sí, si ves que tienes que dar tres y cuatro pasadas de plancha para dominar un mechón, es que el styler en cuestión todavía no está lo suficientemente caliente para el grosor que tiene tu pelo. En ese caso, lo recomendable es que eleves la temperatura hasta alcanzar los 218ºC, el máximo.

¿Disciplinado o messy?

Si lo que deseas es un liso tabla, los cepillos eléctricos son lo último. Pero si además pides volumen, necesitarás planchas más estrechas para acercarte lo más posible a la raíz. Por supuesto, la forma tradicional de alisar el pelo (cepillo y secador) te procura una melena espectacular. Pero requiere pegar la boquilla del secador al mechón enganchado en el cepillo redondo y, a veces, el calor se acumula. Lo evitas con los nuevos aparatos inteligentes que regulan la temperatura automáticamente según tu tipo de pelo, la humedad que contiene y las pasadas de secador que aplicas.

Vía: MujerHoy.com

Comentarios