Comer picante ayuda a prevenir y eliminar células cancerosas

Foto: Agencias

Tanto el ají picante como el ají dulce pertenecen al género o compuesto químico de la capsaicina o capsaícina. La Universidad de Nottingham, publicó un estudio demostrando que los vaniloides de la familia a la que pertenece la capsaicina, se unen a las proteínas en la mitocondria de las células cancerosas, para eliminarlas.

Los colores del picante pueden ser: amarillos, rojos, verdes, anaranjados o mezclados. El ají, tiene una composición bioactiva, cuya sustancia la capsaicina, responsable de su picor, la misma se haya fundamentalmente en sus semillas internas y membranas. En nuestro organismo ésta sustancia estimula la circulación, regula nuestra temperatura corporal y además tiene propiedades anestésicas.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Nottingham, publicado en “Biophysical Research Communications, demostró que los vaniloides de la familia a la que pertenece la capsaicina, se unen a las proteínas en la mitocondria de las células cancerosas y generan la muerte celular sin dañar las células sanas circundantes.

Es decir, el ají picante puede ser considerado para patologías cancerígenas. El investigador Timothy Bates, asegura que la capsaicina, se encuentra ya en tratamientos contra la tensión muscular y la psoriasis y para ciertos tipos de cáncer de piel.

Agencias

Comentarios
El Aragüeño