15 de November del 2018

La leyenda de Orion, un Elvis que fingió su muerte

Foto: archivo

Elvis Presley murió el día 16 de agosto de 1977 en Graceland, su mansión de Memphis. Su cuerpo tendido en el baño, entre sus manos un libro titulado “the faces of Jesus”, un libro de temática religiosa haciendo honor a lo que el había sido en vida un hombre amante de la música gospel.

El rey del rock & roll alcanzó la cima del mundo. Sus actuaciones revolucionaron la música y dieron pie a la liberación sexual. Sin embargo, en el ocaso de su carrera, con un Elvis demasiado viejo para ser joven, pero demasiado joven para morir, los diarios de todo el mundo anunciaron su deceso.

Las historias afirman que dos horas antes de su muerte oficial, un hombre llamado John Burrows compró un boleto de avión con destino a Argentina. El hombre era muy parecido a Elvis, pero no sólo eso: John Burrows era un pseudónimo utilizado por Presley para pasar inadvertido.

Años más tarde, este Burrows adoptó el nombre artístico de Orion, con el que ofreció funciones en las que imitaba a El Rey, cubierto con un antifaz. Sus espectáculos asombraban, debido al parecido físico y a su voz única. Si Burrows era o no el verdadero Elvis, no se podrá confirmar jamás dado que falleció en 1998.

Esta teoría cobró fuerza dado que muchas cosas no cuadraban en la muerte de El Rey. En su lápida, el segundo nombre de Elvis está mal escrito: Aaron en vez de Aron. Además, su familia jamás cobró el millonario seguro de vida que dejó el cantante. Presley deseaba ser enterrado junto a su madre, en el Jardín de la Meditación de Graceland, sin embargo esto no sucedió y fue sepultado junto a su padre y su abuela.

Al momento de su muerte, pesaba 250 libras, pero en su certificado de defunción se asentaron sólo 170, además de que el certificado original desapareció. Testigos aseguran que su féretro estaba demasiado frío, lo que dio pie a las versiones que afirman que lo que iba dentro del ataúd era un muñeco de cera. Días después del deceso, una antigua novia de Elvis recibió una rosa de parte de “Lancelot”, el cual era un apodo que Presley utilizaba y sólo ella conocía.

La Verdad sobre “Orion”

Cuando le preguntaron a Shelby Singleton (el hombre que creó a Orion) sobre su apadrinado, dijo que era un vocalista de talento y un intérprete carismático: “Realmente era bueno. Podría haber sido una estrella excepto por el hecho, de que, hiciera lo que hiciera, sonaría como Elvis”.

Cuando en Sun Records escucharon cantar a Jimmy Ellis (nombre verdadero de Orion) no podían creerlo, era un extraño prodigio, no sólo sonaba igual que el señor Presley al cantar, sino también cuando hablaba o recitaba, era asombroso.

Singleton vio enseguida que podría sacar partido de este joven de Alabama. Escogieron su nombre de una novela de Gail Brewer Giorgio, sobre una estrella del rock que finge su muerte en su mansión de Tennesse para escapar de su propia fama. La novela se escribió después de que la escritora supiera de la muerte de Elvis en 1977, y cual no sería su sorpresa cuando un día al teléfono escuchó la voz del mismo “Rey” presentándose como Orion, por supuesto que ella protestó replicándole que Orion era un producto que había creado, que provenía de su imaginación, pero nuestro amigo Jimmy tenía claro que era Orion, ya que lo habían bautizado como tal ese mismo día en la compañía de discos.

Singleton quería hacer creer al público que Elvis podía haber fingido su propia muerte, y que ahora volvía con un nuevo disco al que llamaron “Reborn”, tal cual si fuese Jesucristo saliendo de la sepultura. Como Jimmy no tenía parecido físico con el cantante, se les ocurrió que llevaría siempre mascara, y le diseñaron muchísimas, de colores y formas diversas.

Parece difícil de creer, viendo las fotos, que la gente pudiera pensar que era realmente Elvis, pero la fe mueve montañas, el público creyó lo que quería creer. Muchos corrieron a comprar el disco e incluso algunos fans que no creían que Orion fuese Elvis, aseguraban haber visto en el escenario como Orion y Presley se intercambiaban los papeles, y que cuando uno estaba cansado el otro lo suplantaba en el escenario.

Hasta que en la noche de Fin de Año de 1981 un Jimmy cansado se quitó la máscara en el escenario y un fotógrafo recogió el momento. A partir de entonces su carrera entró en decadencia.

Jimmy Ellis murió en 1998. Unos ladrones entraron en su establecimiento “Jimmy’s Pawn and Package” (cuando se retiró de la música creó varias tiendas) y mataron a él y a su mujer a tiros. Sus fans se mostraron afectados por la pérdida, aunque algunos que fueron consultados ¡hay quienes aún creían que era el verdadero Elvis!

Con información de EM

Comentarios