El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo

Vía. Archivo

Esta enfermedad visual degenerativa puede resultar en la pérdida completa de la visión si no se hace una detección temprana y tratamiento oportuno. El glaucoma es considerado la segunda causa más importante de ceguera en el mundo, y la primera de ceguera irreversible.

Con motivo a celebrarse el 12 de marzo, el Día Mundial contra el Glaucoma, el Dr. José Toledo, oftalmólogo y cirujano, informa que en Venezuela no hay índices oficiales acerca de esta patología.

“Solo algunos trabajos aislados, con muestras poblacionales pequeñas, reportan su aparición en un 2 a 4 por ciento de la población, cifras que coinciden con las manejadas por la Organización Mundial de la Salud en sus estadísticas mundiales”.

De acuerdo al especialista, esta enfermedad es más frecuente en la edad adulta, sobre todo después de los 40 años.

“Sin embargo, el glaucoma congénito o glaucoma juvenil, aunque son menos frecuentes, afectan a la población de menor edad con resultados devastadores si no son tratados a tiempo”.

El glaucoma se caracteriza por un daño progresivo en el nervio óptico y está asociado a múltiples causas dependiendo de su tipología. El más común es el glaucoma primario. Según el Dr. Toledo, en este caso, el daño se produce, ya sea por resistencia en el mecanismo natural de drenaje dentro del ojo, aumentando la presión intraocular y, posteriormente, la compresión mecánica del nervio; o, por cambios vasculares que producen isquemia o inadecuada irrigación del nervio.

“Por otro lado, existe un grupo de glaucomas secundarios cuya aparición se asocia al uso prolongado de medicamentos; traumatismos, patologías o tumores oculares, o por cirugías de la vista previas”, agrega.

Asimismo, existen otros factores de riesgo que influyen en la aparición de esta enfermedad, como: antecedentes familiares, ser de raza negra, elevada presión intraocular, miopía, uso prolongado de gotas para los ojos que contienen esteroides y tener más de 40 años.

“También, la diabetes presenta complicaciones microvasculares que pueden inducir el glaucoma. La hipertensión arterial, así como la obesidad, el hábito tabáquico y el consumo de alcohol son otros factores asociados”.

El oftalmólogo indica que el glaucoma no presenta sintomatología sino hasta que hay una pérdida importante de la visión, de allí la importancia de una evaluación oftalmológica periódica.

“Los pacientes sanos pueden visitar al especialista cada dos años. Quienes presenten factores de riesgo deben ser evaluados anualmente o cada vez que lo considere su médico tratante”, recomienda Toledo.

Referente a la prevención, “los chequeos médicos son la mejor manera de hacerlo. Además, hay estudios que demuestran que la actividad física disminuye la presión intraocular; y una dieta balanceada y adecuado control cardiovascular y metabólico ayudan a evitar muchas enfermedades que pueden a su vez asociarse con la aparición del glaucoma”.

Vía: Nota de prensa

Comentarios