21 de March del 2019

Gilese 11 b, el planeta que revolucionará la astronomía en la próxima década

Foto: Agencias

Gilese 11 b es el tercer exoplaneta más cercano al Sol, lo que lo hace único entre los más de 3.000 que se conocen, ya que su proximidad permitirá descubrir detalles que podrían cambiar la concepción del universo, según contó a Efe uno de los descubridores del astro, el argentino Rodrigo Díaz.

“Esto es lo que lo vuelve realmente particular, la cercanía es la puerta a estudios suplementarios que se van a poder hacer sobre este exoplaneta -planeta externo al Sistema Solar- y sobre otros pocos a una distancia similar que no se van poder hacer sobre los otros tres mil y tanto planetas que se conocen”, detalló Díaz desde su despacho de la Universidad de Buenos Aires.

Fue en la capital argentina donde el científico procesó los datos obtenidos durante los más de siete años en que él y su equipo observaron el cielo hasta tener la certeza del descubrimiento, el cual se consagró a finales de febrero, cuando lanzaron el comunicado oficial sobre el hallazgo de este equipo compuesto por científicos franceses, suizos y argentinos.

Con base a los datos obtenidos, pudieron determinar algunas de las características de Gilese 11 b, como que su masa es tres veces superior a la de la Tierra, que tarda 13 días en dar una vuelta completa a su estella, que se encuentra a ocho años luz del Sol y que la temperatura de su superficie es demasiado elevada como para tener agua.

Teniendo en cuenta estas características, establecieron que sería parecido a Venus, que “ha sufrido un efecto invernadero en cadena en el pasado y quedó totalmente desprovisto de agua con temperaturas de cientos de grados en la superficie”.

Sin embargo, los descubrimientos más importantes deberán esperar hasta la próxima década, cuando los nuevos telescopios de la NASA permitan obtener datos como la presencia o no de atmósfera en este planeta.

“La atmósfera es interesante porque es una puerta de entrada de lo que ocurre en la superficie. Lo que ocurre en la superficie va a ser todavía más difícil de estudiar pero al menos vamos a poder tener una idea de su atmósfera y eso es una puerta de entrada porque hay diferentes fenómenos que ocurren en la superficie como el volcanismo o la vida que dejan marcas en la atmósfera”, afirmó.

El método que este equipo llevó a cabo para el descubrimiento fue el de “detección indirecta”, por el cual se detecta al planeta a través de la influencia que este ejerce sobre su estrella, que en este caso es la estrella Gilese 11, que actúa como Sol del exoplaneta de reciente descubrimiento.

Una vez detectada una variación en la velocidad de la estrella dentro de un patrón continuado en el tiempo se puede determinar la existencia del planeta y determinar su masa y órbita, de la cual se sabe que “no es muy elíptica, si no más bien circular”.

Vía: EFE

Comentarios