Gravedad: Método más rápido para medir el tamaño de los grandes terremotos

Foto: Agencias

Inmediatamente después del terremoto de Tohoku en Japón en 2011, mientras las ondas sísmicas aún viajaban a las estaciones sísmicas para dar una idea de la magnitud del evento, los sismógrafos registraron un cambio de gravedad que refleja este valor, según informan los investigadores.

En el futuro, señalan, estas señales rápidas de “elastogravedad” podrían usarse para hacer estimaciones previas de las magnitudes de grandes terremotos, una idea que supone un nuevo enfoque para examinar temblores que rompen masivamente la Tierra.

Las ondas elásticas generadas por los terremotos constituyen un fenómeno bien conocido que transmite valiosa información sobre las características del terremoto. Se cree que las ondas P, en particular, son la manera más rápida de transmitir información sísmica, aunque algunos sismólogos hacen otras especulaciones.

En esta ocasión, sabiendo que, como cualquier interrupción importante en la masa, los terremotos y sus campos de ondas elásticas causan perturbaciones en el campo gravitatorio terrestre, Martin Vallée y sus colegas trataron de observar estas señales inducidas por la gravedad, que viajan a la velocidad de la luz (mucho más rápido que las ondas P).

Al evaluar de cerca los datos sísmicos registrados durante el terremoto de Tohoku, finalmente lo consiguieron, descubriendo que estas señales llegaban consistentemente a las estaciones de monitorización sísmica antes que sus contrapartes de ondas sísmicas.

Si este enfoque hubiera estado disponible en 2011, afirman los autores, el hecho de que la magnitud de momento del terremoto de Tohoku, de 9,1, sería superior a 9, habría podido detectarse en unos minutos. Por ejemplo, la magnitud casi en tiempo real proporcionada por la Agencia Meteorológica de Japón fue de 7,9, corregida tres horas después a 8,8 (nuevamente, una subestimación).

Vía: Agencias

Comentarios