“Nike prohibió a muchos de sus licenciatarios vender estos productos de marca en otro país, lo que restringe la oferta y aumenta los precios para los consumidores“, explicó en un comunicado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

Bruselas considera que esta práctica “ilegal”, que afectó a los productos de clubes como el FC Barcelona, Manchester United, Juventus, Inter de Milán o AS Roma, así como federaciones nacionales, se extendió entre 2004 y 2017.

Al cooperar con la Comisión en su investigación abierta en junio de 2017, la compañía de Estados Unidos obtuvo una reducción del 40% de la multa, que finalmente ascendió a los 12,5 millones de euros (14,14 millones de dólares).

Con información de Globovisión.com