12 de December del 2018

¡Carolina Herrera viajó en metro!

Herrera utilizó el trasporte masivo para poder llegar a una reunión. Foto: Archivo

El tráfico no hace diferencias, generic mucho menos en una ciudad como Nueva York. Esta lección la aprendió la diseñadora criolla principios de esta semana, seek mientras tenía que asistir a una junta

Al enfrentarse a un colapso vial provocado por la presencia del presidente Obama en la Gran Manzana, la diseñadora venezolana Carolina Herrera decidió tomar acción y abandonar su automóvil para disponerse a abordar uno de los medios de transporte más populares de este lugar, el metro.

Y no sólo eso, al ver que era imposible llegar a tiempo por las calles, decidió caminar por los túneles subterráneos del famosos subway para llegar a tiempo. La puntualidad es algo difícil de alcanzar en esta ciudad, pero una mujer como Carolina no se permite el llegar tarde a una cita de su agenda.

La diseñadora no es ajena a este medio de transporte, pero admitió que tenía por lo menos seis meses que no se subía al metro y mucho más por un caos como el que se vivió ese día.

“¡En verdad fue algo!”, dijo un tanto sorprendida a WWD. “Me pregunto si Obama sabe que creó todo este desastre. Creo que estaría horrorizado”, dijo sobre esta aventura la estilosa creadora que es especialmente cercana a la familia del presidente.

No era para menos el gran esfuerzo que hizo la venezolana a tiempo y es que se dirigía a los Accesories Council Excellence Awards. Fue en su camino cuando el despliegue de seguridad del presidente la obligó a tomar el metro hacia la calle Cipriani en el número 42. Su presencia en este evento era especialmente importante porque era la responsable de entregar el premio a Ivanka Trump.

La imagen de Carolina en el metro sólo podría ser más espectacular al saber que la diseñadora vestía un espectacular diseño de noche, de su propia firma. La larga falda negra, con la parte superior en blanco con diseños florales, estaba perfectamente complementado con unos aretes con un pendiente colgante y un broche con una piedra preciosa en el cuello.

Aunque venezolana de nacimiento, Carolina es toda una neoyorkina de corazón después de haber vivido en la Gran Manzana desde hace varias décadas. Completamente habituada al ritmo de la cosmopolita ciudad, Herrera sabe que este tipo de situaciones son de lo más comunes, aunque según se puede adivinar por sus declaraciones, no está muy acostumbrada a ser una de las afectadas por el caos.

Agencias

Comentarios