19 de December del 2018

Incendio en Washington crece por el viento

Impulsado por vientos erráticos, order un enorme incendio en el centro-norte de Washington crecía rápidamente el sábado y se extendía en nuevas direcciones.

El cierre de caminos y las evacuaciones cambiaban con regularidad, medical al tiempo que las altas temperaturas y los vientos con ráfagas de hasta 48 kilómetros por hora (30 millas por hora) empujaban al fuego por encima de las montañas y hacia un grupo de pequeños poblados al noreste de Seattle.

“Esta es una situación muy activa y cambiante”, cialis dijo Chuck Turey, portavoz de los bomberos.

Para el sábado por la mañana, el fuego provocado por un rayo había chamuscado casi 547 kilómetros cuadrados (340 millas cuadradas) en el panorámico Valle Methow. El viernes se calculó que el incendio abarcaba 673 kilómetros cuadrados (260 millas cuadradas).

A la gente que vive entre Carlton y Pateros se indicó que abandonara sus hogares. El fuego ha ennegrecido colinas, destruido viviendas y afectado líneas eléctricas. Muchos poblados carecían de energía eléctrica o servicio telefónico el sábado.

Las autoridades dijeron que no había reportes de lesiones graves y sólo una estructura más fue destruida durante la noche.

Se habían reportado quemaduras y golpes menores, pero Turey consideró que era un “registro de seguridad bastante sorprendente”.

Aviones y helicópteros arrojaban agua y retardador de incendios en todas las partes del fuego, sin distinción de áreas, agregó.

“Estamos viendo algunos cambios en la dirección del viento, de forma que el fuego va a ser empujado en algunas direcciones a las que no ha sido impulsado hasta la fecha”, señaló, y añadió que la buena noticia es que en algunos sitios el viento está empujando al fuego sobre sí mismo.

El ganadero Vic Stokes, de 60 años, se fue a la cama el viernes pensando que los incendios estaban apaciguados y que su hacienda en las afueras de Twist estaba a salvo. Él y su familia han estado combatiendo los incendios forestales desde el jueves y han dormido poco.

Para el sábado, un incendio se había pasado al lecho de un riachuelo cercano. Stokes, su hijo y su nuera pasaron la mañana cortando arbustos.

“Cualquier cosa que no se haya quemado tiene oportunidad de quemarse”, señaló.

Hasta ahora su vivienda está intacta, pero ha perdido paja y un granero, y le preocupa el ganado que tenía pastando en un área que ya está chamuscada.

Vía: AP

Comentarios