Irma cobra tres primeras víctimas en Florida

Florida inundada antes de arribar Irma. || Foto: EFE

El huracán Irma se ha cobrado ya las tres primeras víctimas mortales en Florida, estado que recibió la madrugada del domingo el impacto del ojo del ciclón en los Cayos, el extremo sur de EEUU, informaron el domingo medios locales.

Un hombre murió ayer después de que la camioneta que conducía sufriera un accidente en el condado de Monroe, donde se encuentran los Cayos, después de perder el control del vehículo debido supuestamente a un golpe de viento.

Según medios locales, otras dos personas murieron esta mañana en un accidente en el condado de Hardee, en el interior de Florida, debido a las fuertes lluvias que provoca el huracán.

La Patrulla de Carreteras de Florida indicó que se trató de un choque frontal cuando las condiciones meteorológicas comenzaban a deteriorarse debido al huracán, aunque todavía hay que investigar lo sucedido.

Por este motivo, la agencia estatal insistió en la necesidad de que las personas eviten conducir bajo estas condiciones a menos que sea estrictamente necesario.

Muerte y destrucción antes de llegar

El huracán Irma proseguía su imparable avance hacia el territorio continental de Florida, donde sus efectos se sentían varias horas antes de su llegada en forma de inundaciones, subida del nivel del mar y poderosos vientos.

En su avance desde los Cayos hasta la península se degradó a categoría 3 y ha dejado ya sin electricidad a más de 1,5 millones de hogares en el estado.

Antes de llegar a Florida y con categoría 5, el ciclón causó al menos 29 muertes y cuantiosos daños materiales a su paso por el Caribe.

Después de haber pasado el sábado por Cuba y de tocar tierra ayer domingo en los Cayos de Florida, los vientos de Irma se redujeron de 130 a 120 millas por hora (195 a 215 kilómetros por hora).

Por el contrario, la velocidad del huracán, que se dirige hacia el norte aumentó de 9 a 12 millas por hora (15 a 19 km/h), lo que le hace teóricamente menos peligroso.

De esta forma Irma pasará junto a la costa suroeste del estado, que podría recibir los “vientos más fuertes en las próximas horas”, según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes, emitido a las 14.00 hora local (18.00 GMT).

La situación en el sur de Florida empeoró sustancialmente en las últimas horas, según se apreció en las imágenes de televisión tomadas por los reporteros que han desoído las órdenes de las autoridades del estado de no mantenerse a la intemperie.

Miami, Tampa y Naples, como el resto de ciudades de la zona más meridional del “estado soleado”, parecían el domingo ciudades abandonadas por sus habitantes a merced de la fuerza de la naturaleza.

Escuelas, comercios, oficinas públicas y privadas, bancos, casas particulares y puertos y aeropuertos estaban totalmente cerrados como en los últimos días.

Muchas calles la zona de exhuberante vegetación estaban bloqueadas por ramas y árboles caídos.

La avenida Brickell, el corazón del distrito financiero de Miami, se transformó en un río con un nivel de hasta 60 centímetros (2 pies) de alto en algunas zonas, y en Coconut Grove subió el nivel del mar y varios de los yates y otros barcos de recreo anclados en sus marinas acabaron sobre las aceras.

Una segunda gran grúa de construcción cayó hoy en Miami, sin dejar heridos, y el tejado de un edificio se desprendió por los fuertes vientos del huracán Irma, mientras que en Fort Lauderdale se registraron los primeros saqueos.

Unos 1,5 millones de hogares están sin electricidad, lo que equivale al 15 % del total de clientes de las compañías eléctricas, según la Oficina de Gestión de Desastres de Florida.

El gobernador de Florida, Rick Scott, pidió ayer al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la declaración de desastre en el estado por el huracán Irma, lo que permitiría la llegada de fondos federales.

Vía: EFE

Comentarios