14 de November del 2018

Cápsulas de crecimiento: El abandono, una herida que se prolonga en el tiempo

Foto: Archivo

Desde que iniciamos el día nos agrada estar acompañados, doctor ya sea en nuestro hogar, en los espacios laborales o en cualquier sitio donde nos encontremos. Y es que las personas somos seres sociables por naturaleza, estamos en constante interactuar. Pero hay personas que no desarrollan las habilidades sociales y es que probablemente hayan sufrido de abandono emocional o físico, de los seres que nos conectan a la vida como son los padres, dejándolos sin nexos de afecto y sin base emocional.

El abandono en la infancia impacta la vida de una persona, lo que repercute en su vida adulta. Al nacer requerimos de los cuidados y seguridad que ofrece la madre, ya que ella es la principal fuente de amor y de placer, de acuerdo a esos primeros cuidados dependerá nuestra salud física y emocional.

El abandono emocional se da cuando los padres están ausentes en afecto y compañía para sus hijos. Un niño es abandonado emocionalmente cuando no obtiene respuestas a las señales como: llanto, sonrisas, expresiones donde el niño solicita proximidad y el adulto significativo no responde. Una frase que indica que existe abandono: Yo no lo cargo, así este llorando, por que se acostumbra a los brazos.

Los nexos de afecto se van formando a medida que el niño crece, en primer lugar con los padres y luego con el resto del entorno afectivo. Entre los indicadores de abandono emocional están: No responder a la solicitud de afecto, ignorar la evolución del niño (sus primeros pasos, las primeras palabras), no participar en las actividades del niño, entre otras.

Hay muchos padres que no se hacen presente emocionalmente en la vida de sus hijos, ya que le niegan un abrazo y cualquier gesto de afecto, los cuales son fundamentales para crecer sano y feliz. En los casos donde los abuelos u otro familiar, asumen la crianza de los niños, ya que los padres por comodidad, por irresponsabilidad o simplemente por que no desean ser padres, dejan a un lado a sus hijos, allí, el abandono físico se hace presente con graves consecuencias para ese hijo que siente el rechazo del ser que le dio vida; desde ese momento no tendrá la capacidad de relacionarse con el resto de las personas, ya que de quien espero recibir afecto y protección se lo negó.

Es necesario trabajar emocionalmente este abandono, ya que afecta las relaciones interpersonales, las relaciones de pareja  y el normal desenvolvimiento donde se ponga de manifiesto las emociones, la confianza, la seguridad en si mismo, la autovaloración y el merecimiento.

Afirma: Merezco sentir un afecto sano y pleno, me abro a recibir el amor de todos lo que me aman con sinceridad. Cada día de mi vida es un regalo y lo asumo desde hoy.

MSc. Neidy Ávila

@neidyavila

Comentarios