20 de September del 2018

Cápsulas de crecimiento: El conflicto… ¿Una pared o una puerta?

Foto: Archivo referencial

En muchas ocasiones nos enfrentamos a diversas opiniones, see diferentes puntos de vista, y esto sucede con las personas de nuestro entorno afectivo: familiares, amigos o con la pareja. Lo que nos puede llevar a confrontaciones, a conflictos que debemos aprender a manejar.

Los conflictos son enfrentamientos donde una personas trata de imponerse a otra, allí hay una situación en la que dos personas entran en confrontación por una idea, por opiniones diferentes. Y es que las diferencias siempre van a existir, pero lo importante es saber manejarlas. Entre los tipos de conflictos están: los conflictos personales que se presentan con los amigos, con los familiares o con la pareja, en estos se trata de asumir el control sobre algo o imponer la razón.

También están los conflictos intrapersonales. Allí, la persona tiene un aprieto consigo misma, que puede ser por creencias erradas, baja autoestima, timidez o miedo a enfrentar cambios en su vida.

Todo esto se origina cuando se quiere romper esquemas familiares que nos proyectan en nuestro hogar a través de los hábitos, normas y costumbres de nuestros padres, al llegar a la adultez vamos desarrollando autonomía en  nuestro pensamiento, ya que creamos conciencia en lo que somos y para que actuamos. En los conflictos intrapersonales se ponen de manifiesto las heridas emocionales como: culpas, resentimientos y situaciones vividas con los padres.

Es por ello que es necesario sanar las heridas emocionales lo que implica un proceso para luego aprender a manejar los conflictos intrapersonales. Los conflictos familiares surgen del convivir diario, ya que no es fácil el compartir del día a día, puesto que cada miembro de la familia tiene actitudes diferentes, por ejemplo, puede haber fallas en la comunicación, los hijos en la etapa de la adolescencia muestran cierta rebeldía lo que afecta de cierta manera la rutina del hogar.

Cuando se carece de normas y reglas en la familia esto ocasiona que los hijos crezcan a la deriva y por lo tanto origina enfrentamientos entre padres e hijos. Para manejar la situaciones desde el construir se debe: Utilizar palabras que motiven a los hijos, siempre se debe respetar a cada miembro de la familia y al dar una orden se debe hacer desde el amor, solo así se crea un ambiente de respeto y sana convivencia. Escuchar a los hijos en fundamental, así se crea la confianza.

Los conflictos de pareja se pueden presentar ya que muchas veces no se respetan las diferencias. Se debe tener claro que una pareja sana no es aquella que esta de acuerdo en todas las cosas, sino la que es capaz de resolver las diferencias con el dialogo. Es importante mantener una comunicación con calidad, donde se escuche al otro, se razone y haya empatía .Se debe hablar abiertamente, se debe manejar el compromiso desde la fidelidad y el respeto.

No evadas los Conflictos: Asume y Resuelve

MSc. Neidy Ávila

@neidyavila

Comentarios