Capsulas de crecimiento: Nexos de afecto

Foto: Archivo referencial

Desde que somos niños establecemos nexos de amor y el principal es el que tenemos con nuestros padres, quienes a través de sus abrazos y caricias nos conectan a ese sentimiento que nos motiva y nos hace sentir satisfechos con la vida.

Cuando los padres limitan el afecto hacia sus hijos, ya que piensan que lo más importante es establecer reglas y normas en el hogar, dejando a un lado la conexión emocional con sus hijos, causa en ellos carencias afectivas que se proyectaran en su vida adulta. Un niño que no recibe el afecto de sus padres crece sin motivación, no tiene autovaloración, ya que los seres que fundamentalmente debieron proyectar ese sentimiento positivo, no lo hicieron, creando un vació emocional, que imposibilita a la expresión afectiva.

Dentro de estos nexos de afecto está inmerso fomentar el autoestima en el niño, ya que al recibir el afecto de los padres el niño se siente valorado e importante, así  reconoce su valor como ser humano, sus cualidades y fortalezas. Un padre conectado emocionalmente a su hijo puede establecer una comunicación efectiva y afectiva con él. Cada padre debe asumir que el amor que expresa a su hijo debe ser sin condiciones, donde el niño pueda internalizar que el amor verdadero no pone condiciones, que el sentimiento del amor se da libremente y que lo que si debe existir son limites, ya que la complacencia al extremo nos lleva al sobre merecimiento y esto desequilibra las emociones, al pretender que todo lo que desea es para él.

Es envolver al niño en un mundo irreal y que al momento de no conseguir lo que quiere se vera frustrado y en ocasiones se produce un bloqueo emocional.

Así que los Padres deben iniciar ese trabajo emocional con sus hijos desde que nacen y en la adolescencia verán los resultados, muchas veces ese nexo de afecto disminuye la rebeldía  natural del adolescente.

Utiliza cada día frases motivadoras para expresarle a tu hijo ese amor que sientes por él: Te amo hijo, eres importante para mí, cada día de mi vida te quiero más. No pretendas que el niño intuya tu afecto, ¡demuéstraselo! Dale a tu hijo la oportunidad de conectarse al merecimiento. Tu hijo merece tu amor, merece lo mejor.

MSc. Neidy Ávila

@neidyavila

Comentarios
El Aragüeño