14 de December del 2018

Cápsulas de crecimiento: Valorando la vida

Foto: Archivo

¿Cuántas veces actuamos sin pensar en el valor de nuestra vida, story nos arriesgamos en situaciones que nos afectan física o emocionalmente, viagra anteponemos el bienestar de los demás y nos quedamos a un lado? Es necesario iniciar un proceso de valoración hacia nuestra vida, clinic ya que si no nos valoramos, sino nos amamos, nadie lo hará; así que comencemos un trabajo de autovaloración.

Reflexionemos sobre esas situaciones donde damos valor a los demás sin importarnos que sucede con nuestras emociones o con nuestra integridad física. Hay ocasiones donde somos maltratados por las personas de nuestro entorno afectivo. En algunos casos pueden ser la pareja y lo justificamos con frases como: él no es malo, sólo tuvo un mal día, él me quiere pero tiene mal carácter.

En esa situación el amor propio no existe, ya que se anula el valor como seres humanos que tenemos. También existen amistades tóxicas que nos afectan con su trato, donde nos utilizan para obtener beneficios bajo la falsa premisa: un verdadero amigo se sacrifica por ayudar al otro.

Lo que no es cierto, jamás podemos anteponer los deseos de los demás sobre los nuestros. Nuestras emociones deben ser guiadas de acuerdo a lo que nos haga sentir bien, de allí parte ese valor y ese amor que debemos tener hacia nosotros mismos. No podemos permitir que los demás estén por encima de nosotros, quien nos maltrata no nos valora, quien abusa de nuestro afecto no es nuestro amigo.

Iniciemos una reconexión con ese valor que debemos tener por nuestra vida, la cual es un regalo y debemos disfrutar cada día. Para ello, hagamos una revisión de esas personas que forman parte de nuestro entorno afectivo y ubiquemos ese nexo real de amor, sin una visión de sacrificio, allí solo debe predominar nuestro bienestar. Luego establezcamos las prioridades con respecto a todo aquello que dejamos de hacer por no darnos un tiempo para disfrutar de nuestra vida. Coloquemos el resto de las personas en un segundo lugar, son importantes en nuestra vida, ya que complementan nuestra felicidad pero el centro de nuestra felicidad somos nosotros mismo.

Afirma: Soy uno con toda la vida. Me complemento en toda situación y disfruto cada momento.

MSc. Neidy Ávila

@neidyavila

Comentarios