18 de November del 2018

Gerencia: Clarificación conceptual del significado

Foto: Archivo

Iniciando el 2016, there tuve la oportunidad de entablar una conversación con una figura notable del acontecer político nacional, cheap  esto a propósito de la planificación habitual que acostumbramos todos para comenzar una vereda anual y muy especialmente en esta época;  para algunos de  tiempos de cambios, check  para otros enfocados en la reflexión, rectificación y la acción. 

Dentro de los tópicos abordados resaltó el asociado a la gerencia y el gerente en los tiempos de la postmodernidad; generándose  un debate conceptual interesante, del cual  pude percibir ambigüedades cognitivas, por lo que presente mis consideraciones al respeto sin mayores resultados o mejor dicho sin lograr la aceptación adecuada del significado y la respectiva connotación de los términos en cuestión.

Asunto que ha causado ruido en mí desde  hace un tiempo atrás, pues mi rol de docente universitario, especialmente en el programa de maestría en gerencia administrativa desde donde al escudriñar  la  temática en los espacios académicos se evidencia dicha confusión semántica, muy a pesar de que los participantes ocupan cargos gerenciales tanto en la administración pública como en la privada. Ahora bien, presenté  esta inopia conceptual en figuras o personeros  que tienen la responsabilidad del accionar administrativo y político del país  me propuse realizar este artículo con fines meramente formativos.

Gerencia, voz que aparece a partir del siglo XIX, simultáneamente con el auge de las empresas  y  los negocios,  y que además ha ostentado una copiosa variedad de significados siendo exageradamente manipulado, ya que éste significa distintas cosas para diferentes personas.

Ciertamente, unos la asocian con las funciones ejecutadas por un grupo de gente (empresarios, supervisores, etc), otros como por ejemplo,  los trabajadores  lo conciben como un sinónimo de autoridad sobre su vida laboral.

En efecto, el vocablo gerencia se ha asocia al jefe, al lugar donde están los que mandan y un indeterminado número de conceptualizaciones que hoy día no son ciertas. De lo anterior, se desprende el hecho de que en muchos casos la gerencia cumple diversas funciones porque la persona que ejecuta el rol de gerenciar tiene que desenvolverse como administrador, supervisor, delegador, coordinador, empresario,  jefe, entre otros, es por ello,  la dificultad de definir el vocablo.

Académicos y expertos la definen como el arte de hacer que las cosas ocurran; en la actualidad existe un consenso entre distintos autores, al establecer  que el vocablo gerencia se puede conceptualizar como un proceso que implica la coordinación de todos los recursos disponibles en una empresa o institución (físicos, humanos, tecnológicos, financieros) para que mediante los procesos básicos de la administración; planificación, organización, dirección  y control se logren los objetivos previamente establecidos.

Asimismo, el término de gerencia está referido al cargo de dirigir y gestionar los asuntos de una empresa, una sociedad o una  organización;  y  la persona que desempeña tal función  se le denomina gerente, director, jefe, funcionario, entre otros;   quien coordina los recursos internos, representa a la organización frente a terceros y que además controla las metas así como los objetivos.

En definitiva, la manera de dirigir efectivamente una organización utilizando al máximo todos los recursos  con los que cuenta la misma para el logro de los objetivos se conoce como gerencia.

Sin duda, que el análisis conceptual merece examinar al menos tres referentes teóricos  implicados: Gerente, Administración y Gestión. De aquí se desprende lo siguiente:

En primer lugar,  para poder ejecutar ésta labor o función se necesita del recurso o humano o personal, vale decir, el gerente, quien  existe para ejecutar el objetivo o  la  misión de la organización.

En palabras de Dichter (1988) el término gerente es un eufemismo para designar el acto de guiar a los demás, lograr que las cosas se hagan, dar y ejecutar.

Evidentemente, cuando se hace referencia al concepto de gerente se asocia con una persona o un individuo capaz de orientar, dirigir, tomar decisiones y lograr objetivos, que de él depende su éxito personal, el de la organización y del grupo que está dirigiendo.  Pero, el término puede referirse a quien sea responsable de cumplir con las cuatro actividades básicas de la administración (planificación, organización, dirección y control) en el desarrollo de sus relaciones.

Por otra parte, el segundo referente implicado “La Administración”, tan antigua como la humanidad misma, ya que el hombre como ser social  en cualquier estadio  de su devenir histórico ha tenido la necesidad de coordinar, tomar decisiones y ejecutarlas, no solo ejecutarlas,  sino que siempre ha tratado de hacerlo de manera eficiente.

De acuerdo con unos de los máximos representantes de la administración clásica H. Fayol  define el acto de administrar como: “Planear, organizar, dirigir, coordinar y controlar”.

En consecuencia, administra una persona, bien llamada gerente,  y que para ello debe planificar, organizar, coordinar, dirigir  y controlar, todas estas conocidas como las funciones de la Administración,  esto con el propósito de lograr los objetivos que se ha planteado.

Desde esta perspectiva, es importante señalar que etimológicamente los términos Gerencia y Administración se conciben como dos ideas afines. Administración proviene del Latín ad, A y ministrate, Servir  lo que se traduce en “servir a”, mientras que Gerencia deriva del latín Genere que significa “dirigir”.

Resulta claro que dos vocablos afines no son iguales, vale decir, son próximos, guardan afinidad o analogía, pero difieren en sus conceptualizaciones. De allí que, Administración (servir a) con frecuencia es asociado al nivel gubernamental o instituciones que tienen como propósito la consecución del  beneficio social, y  la voz gerencia se inscribe a las empresas que deben ser dirigidas para la obtención de ganancias económicas.

Lo antes mencionado tiene su principio en el ámbito etimológico, pues tanto en el inglés británico así como el francés la palabra management,  usada técnicamente  en ambas latitudes significa gestión privada, y la palabra Administración se emplea  para hacer alusión  a la gestión pública. Ahora, en el inglés norteamericano el  término management  es empleado, casi sin  distinción como sinónimo de administración.

En tiempos modernos esta distinción luce simplista, ya que hoy en día se pretende que las organizaciones, instituciones o empresas cumplan la doble función; producir bien económico y la de generar beneficios sociales.

En cuanto al término Gestión, éste deriva de gestio,-onis, definido como  la acción de llevar a cabo algo y tiene como sinónimos gestionar, gestor y administrador.

Finalmente,  los términos en cuestión son empleados en el entorno gerencial;  la gerencia,  referida  como el arte de hacer que las cosas sucedan;  la administración  generalmente, lo que hacen  los  gerentes y  el  gestionar  se constituye en  el utilizar el conocimiento como mecanismo para facilitar una mejora continua, en este caso, en el accionar gerencial.

Belén Barrios

Comentarios