16 de November del 2018

La Cuaresma

Es el tiempo especial para la reflexión, viagra 40mg rectificación, es una verdadera confesión con Dios de todas nuestros errores y angustias. Es la plena disposición de expresar abiertamente los pecados, que nos permitirá una extraordinaria conversión y es el momento para clamar a Dios con alegría el renacimiento en Venezuela de una auténtica democracia que nos aleje de las sectas y de las doctrinas extrañas al sentimiento cristiano de los venezolanos.

La Cuaresma es un retiro colectivo de 40 días, que siguiendo el ejemplo de Jesús Nazareth en su camino al desierto, los fieles se preparan para la celebración de las solemnidades pascuales, con la purificación del corazón y una práctica perfecta de la vida cristiana, es decir una exacta imitación de la vida de Cristo (convivium deus ) comunión con Dios. Comienza el Miércoles de Ceniza y termina inmediatamente antes de la misa vespertina in coeni domini, es decir el Jueves Santo.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. La duración de la Cuaresma está basada en el símbolo del número 40 en la Biblia :

a.- Los 40 días del Diluvio.

b.- Los 40 años de la marcha del pueblo judío por el desierto.

c.- Los 40 días y noches que pasó Moisés en el desierto del Sinaí d.- Los 40 días que pasó Jesús de Nazareth en el desierto antes de comenzar su vida pública.

e.- En la Biblia el número 4 simboliza el Universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la Tierra con pruebas y dificultades. Su exacto sentido es la de un Espíritu Penitencial, de arrepentimiento y de renovación interior. Es una revisión profunda de nuestras vidas, traducida en oraciones muy profundas; Así decimos que el miércoles de ceniza es un día esencialmente penitencial en que iniciamos nuestro deseo personal de mejorarnos así mismo ante Dios. Al imponernos la ceniza en la frente, estamos expresando con humildad convertirnos en personas de recto proceder y creer en la Verdad que es el Evangelio, el mismo Jesús de Nazareth. La imposición de las cenizas tiene lugar dentro de la misa, después de la homilía, se inspiraron en las Escrituras: Génesis 3, 19 y en Marcos 1, 15.

El símbolo de la imposición de la ceniza tiene el significado siguiente: 1.- Condición débil y caduca del hombre que camina hacia la muerte. 2.- Situación pecadora del hombre. 3.- Oración y súplica fervorosa, para que el Señor acuda en nuestra ayuda. 4.- Resurrección, ya que el hombre está destinado a participar en el triunfo de Jesús de Nazareth. La ceniza es el residuo de la combustión por el fuego de las cosas o de las personas: “Dios formó al hombre con polvo de tierra” Gen 2, 7 y como dice Abraham: Aunque soy polvo y ceniza, me atrevo a hablar a mi Señor Gn 18, 27. Esto nos lleva a todos asumir una actitud de humildad (humildad viene de humus: tierra, polvo y ceniza son los hombres). La ceniza es un símbolo de dolor y penitencia.

De manera que el fiel testimonio de la Cuaresma se representa en la Penitencia, en el ayuno y en la ceniza. La Cuaresma también se llama tiempo fuerte, porque todos los cristianos nos preparamos a través de las penitencia, ayunos e intensas oraciones, a la celebración del misterio pascual. Vale decir, que antiguamente en la Cuaresma, se realizaba en el Sábado Santo un exorcismo, en el cual además de rociar con saliva los oídos y las narices de los catecúmenos (los que enseñaban la Doctrina Cristiana), se les ungía el pecho con óleo y el penitente por su parte renunciaba a los poderes del mal y recitaban el símbolo de la fe. La Cuaresma con especial referencia a Jesús de Nazareth fue objeto de tres tentaciones, después de haber ayunado 40 días y 40 noches en el desierto, sintió hambre, y es allí donde aparece Satanás y le dijo “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes”, Él respondiéndole dijo: “Escrito está, no sólo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que procede de la boca de Dios”. Por ello Satanás elige el momento más adecuado para tentarle, aquel en que está debilitada la humanidad. La segunda tentación, es más profunda y complicada, el diablo cita el Salmo 91 diciendo: Si eres Hijo de Dios arrójate abajo, pues escrito está: Dará órdenes acerca de ti a sus ángeles, para que te lleven en sus manos, no sea que tropiece tus pies contra alguna piedra; es decir, le oculta bajo engaño que se puede introducir la vanidad de ser admirado por prodigioso y se abandona el camino de la Humildad y la tercera tentación, llega muy lejos en su maldad, se incita a Jesús proclamarse Rey de Justicia de Paz y Prosperidad y ahí incidirá la tentación: El diablo le mostró todos los reinos del mundo y su gloria y le dijo: Todas estas cosas te daré, si postrándote me adoras. Es un astucia diabólica, pero Jesús le respondió Apártate Satanás, pues escrito está: Señor tu Dios adorarás y a Él sólo darás culto. En este sentido, la fuerza de la oración es en definitiva la que vence las tentaciones. A la izquierda de nosotros siempre tenemos la tentación, dispuesta a destruirnos y alejarnos de Dios, pero a la derecha siempre está vigilante el Señor, de nosotros depende optar por lo malo o lo bueno, es la libertad que nos da Dios para amarlo y contar con su misericordia.

Comentarios