21 de February del 2019

Un Destello en el Marjal

“Houdini”

Hasta que por fin, site pude apreciar por tele-cable el esperado especial con alguna reseña documental de Houdini, cuyo verdadero nombre es Erich Weiss(1874-1926) y se le conoció como mago, escapista y hasta popular estrella cinematográfica. Creía haber perdido la oportunidad, porque en su primera instancia no fue posible mi atención.

Tengo especial admiración por este ilusionista como también por muchos de ellos, a quienes considero todo un desafio a la imaginación. He leído numerosas referencias del eximio escapista – como el mismo se autoproclamaba -,”…tan solo se trata de un truco…” solía decir cuando era abordado con maliciosa insistencia por su público inquisidor.

Las reseñas escritas y fílmicas, destacan la importante afinidad que tenia con su madre (¿Complejo de Edipo no resuelto?)Conocía de trucos y artilugios sin fin sencillamente porque su oficio le reclamaba ser audaz, genial e inconcebible. Del mismo modo era muy proclive a la perfección, lo que a la larga le convirtió en un tenaz perseguidor del espiritismo en sus albores. Años más tarde, el deceso de su madre fue la circunstancia infausta prevista por la Providencia para que Houdini conociese “la pata coja” de la Doctrina de los Espíritus, materializada en los charlatanes, los estafadores, los dizque místicos y maleantes que siempre han estado en las enseñanzas pero a la sombra de una pseudo-sabiduría.

Precisamente por su genialidad, que le permitía escapes en tantos lances temerarios, y mientras procuraba algún contacto para-normal con su madre, sin conocimiento alguno de la asignatura espiritista, desenmascaro numerosos truhanes de oficio. Descubría las trampas, les denunciaba en público, lo cual progresivamente no le trajo simpatías, entre los simpatizantes del espiritismo, cuyo primer gran libro había sido publicado, con la autoría de Allan Kardec, en fecha 18 de abril de 1857 (primera publicación de El Libro de los Espíritus).

Como realmente los hechos históricos lo corroboran, la película “Houdini” nos muestra la ocasión en que el afamado escapista conoce al laureado escritor Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930), creador del personaje de ficción, Sherlock Holmes.

Doyle le confiesa su interés por el espiritismo, en donde ya reunía algunas experiencias, por lo que no tarda en proponer una sesión espirita en procura de la anhelada comunicación con su madre. El film reciente nos muestra escuetamente segmentos de la actividad en donde efectivamente se recibe una comunicación “telegráfica” de la madre de Houdini.

No obstante la personalidad obtusa del ilusionista, como también el enorme desconocimiento de la materia espiritista, hacen mella y termina por descalificar e insultar al sorprendido Doyle. Debo señalar que Doyle y Houdini, rompieron sus relaciones de amistad a causa de sus diferentes opiniones sobre el espiritismo. El odio de Houdini por los médiums seguiría vivo hasta después de su muerte.

“Desde los años setenta y ochenta, las grandes estrellas no se avergüenzan de sus creencias espirituales y/o experiencias parapsicológicas, sino que por el contrario se enorgullecen de las mismas y hagan publica confesión de las mismas”

                                                      REVISTA MÁS ALLA DE LA CIENCIA.Monografico#56

José R. Herrera Vásquez   *
E-mail:jherrer69@yahoo.es
Comentarios