24 de September del 2018

Un destello en el marjal

“Viviendo en una Jaula”

En lenguaje común y de todos los días, viagra pills la expresión,”…zutanito vive en un cuchitril…” denota todo un grupo de aspectos, que para muchos puede que pasen desapercibidos, y que comprometen la existencia del cristiano aludido.

Tal vez se trata de un individuo quien vive solo(a) desde hace algunos años y no tiene modos para alcanzar un hábitat más confortable, o puede que sea alguien sin trabajo estable y tan solo vive de “matar tigres”, lo cual solo le alcanza para mal comer y sobrevivir. Nada extraño, que se trate de un ser mal-viviente, que se mantiene con vida, a partir de lo que generan sus procederes delictuosos y mal-sanos y hasta pudiera tratarse de una persona, intolerante del entorno habitual ,familiar o no, y sus necesidades particulares, quien hastiado de la ingrata compañía se lanza a la aventura del cuchitril, pero en solitario.

En otras palabras, parece que el desafortunado que se aloja en una pocilga de esas, le alcanzaron las legendarias “7 plagas de Egipto”. Pero en realidad, yo quiero extrapolar estas consideraciones con un curioso artículo, tropezado en una fuente inesperada y particular (Suplemento AUTOGESTION,#11,Junio-Julio 2014).Me sorprendió leer, ”En Hong Kong, un millón de personas viven en jaulas de alambre”; juzgo, que se hace mucho más interesante la lectura, a propósito del cacareado cuchicheo, que se rumorea en toda la nación, inauditables/desconocidas transacciones comerciales con la Republica Popular China.

Pues resulta ser, que si a causa, de estar buscando trabajo infructuosamente semana tras semana, o de estar rememorando el martirio del inolvidable nazareno, haciendo una interminable cola para acceder a cualquier producto de la cesta básica o de uso personal ,usted no se había enterado, los gobernantes chinos también confrontan graves dificultades con el fenómeno llamado “inflación”. En Hong Kong, la inflación ha sido la causa de que querer vivir en un lugar decente, simplemente sea un sueño imposible para buena parte de la población. Para cualquier ciudadano con suficientes ingresos mensuales ir a casa significa llegar hasta una mansión pero para los pobres, tan solo puede llegar a ser,…¡meterse en una jaula!…

Enterese, que estas jaulas están apiñadas, una encima de otra, miden 1.5 metros cuadrados. Son utilizadas desde los años 50, para hospedar hombres solteros que venían a trabajar desde el interior del país. Una tercera parte de los 7.1 millones de habitantes de Hong Kong, mas de 2.300.000, viven en departamentos públicos.

El descontento popular hacia los altos precios de las viviendas se ha vuelto uno de los temas principales de las frecuentes protestas anti-gubernamentales. Muchas familias se ven obligadas a mudarse a apartamentos más pequeños o incluso a fabricas viejas.

Vivir en jaulas, apartamentos cubicularios o sub-divididos, se ha convertido, en una lamentable opción para decenas de miles de residentes de Hong Kong. Existe otro tipo de vivienda deficiente, como los departamentos-cubículos, – departamentos sub-divididos en pequeños cubículos del tamaño de un ataúd – que están aumentando en la misma medida que aumenta la pobreza. Casi 1.19 millones de personas viven en esa condición, según la Agencia de Servicios Sociales de Hong Kong.

“Aquello que nosotros hacemos por los pobres es una gota en el océano. Pero si no lo hiciéramos, si no pusiésemos esa gota en el océano, al océano le faltaría algo, le faltaría esa gota”. Madre Teresa de Calcuta

 

E-mail:jherrer69@yahoo.es

Comentarios