19 de February del 2019

Un Destello en el Marjal

“El Ocultismo y III Reich”

El tema del esoterismo nazi es fascinante, mind pero también peligroso. Es cierto, sale sin duda, que una parte del nacional-socialismo y sus adherentes, como de otros fascismos emergentes en la época, se sintió cautivada por determinadas teorías esotéricas y desarrollo sus propias versiones de las mismas, al igual que un importante grupo de ocultistas se vieron atraídos por los aspectos aparentemente místicos del nazismo y su parentela.

En la génesis de los fascismos y, en general, los totalitarismos del Siglo XX, no se pueden obviar los componentes sociales, políticos, militares e ideológicos, para estructurar un delirante mapa conspiranoide basado en teóricas guerras mágicas, astrología, misas negras y sociedades secretas. Existe abundante bibliografía sobre la semilla esotérica del III Reich y no es el desiderátum de mi columna hoy aburrirles con otra letanía (…bastan las presidenciales…) sino advertirles acerca del solapado peso de las creencias ocultistas, políticas y eugenésicas que perfilaron el nacional-socialismo de Adolfo Hitler, El fuhrer.

El III Reich es la mejor demostración en la historia del poder de las creencias, como elemento de propaganda y manipulación de las masas, así como también factor condicionante del comportamiento de una sociedad. Hitler, fue un apasionado lector de “Ostara” (una publicación de Jorg Lanz von Liebenfels, cuyo nombre, significa “Pascua alemana”) donde aparecían pintorescas teorías teosóficas-teológico-raciales que tanta influencia tendrían en su temible creación: El III Reich. Por otro lado, el fuhrer, se vinculó con la Sociedad Thule, originalmente denominada Grupo de Estudio de la Antigüedad Alemana, cuyos postulados racistas, antisionistas y anticomunistas atrajeron a muchos alemanes, en especial los miembros de la más alta sociedad de la época.

La evidencia más notable de la relación entre Política y Esoterismo, se encontraba en las “Waffen SS” de Heinrich Himmler. Este cuerpo no se limitaba a cumplir una función militar dentro de las tropas del fuhrer. No sólo representaban la flor y nata de la burguesía alemana en el Reich, también eran los depositarios de los rituales, los secretos y las tradiciones indoeuropeas que hubieran condicionado la vida de todos nosotros, si los alemanes hubiesen ganado la II Guerra Mundial.

En el Castillo de Wewelsburg, Himmler y sus devotos oficiales poseían un equipo de astrólogos, astrónomos, arqueólogos, ocultistas, dedicados exclusivamente a estructurar un cuerpo doctrinal, de una teoría que sustento desde sus comienzos la Alemania de Hitler:”…que eran los herederos de una raza superior, elegidos por los dioses, para gobernar el destino de la humanidad…”

Los componentes de la “Orden de los Caballeros Negros” de Himmler, no sólo eran los individuos racialmente más puros del Reich, tanto su nivel cultural, como sus conocimientos esotéricos resultaban sorprendentes, para quienes han podido contactar algunos de los exoficiales de las SS, que sobreviven, ocultos, en la Europa del Siglo XXI. Ancianos irreconocibles y decrépitos, que han logrado sembrar su semilla en las nuevas generaciones hitleristas. Esos SS que lograron escapar a “El Juicio de Núremberg” y los miembros de cualquier otra unidad del fatídico III Reich, tenían algo en común: …Su firme convicción en que una causa superior guiaba la mano del fuhrer y, con ella, los destinos de Alemania….

Fuente: Revista MÁS ALLÁ. Monográfico #61.

“No penséis con ligereza sobre el mal, diciendo “no vendrá a mí”. Igual que un cántaro se llena gota a gota, del mismo modo, el necio, acumulando poco a poco, se llena de maldad”

Dhammapada

“…El III Reich es la mejor demostración en la historia, del poder de las creencias, como elemento de propaganda y manipulación de las masas, así como también factor condicionante del comportamiento de una sociedad…”

José R. Herrera Vásquez   *
E-mail:jherrer69@yahoo.es
Comentarios