19 de February del 2019

Un Destello en el Marjal

Consejo de Seguridad ONU y Venezuela…¿De veras?

No cabe ninguna duda de que el nuestro, pharm es un planeta bizarro e inaudito. Se me hace bien cuesta arriba aceptar que un régimen ostentosamente forajido en cuanto a la violación de los Derechos Humanos, drugs pudiese tener la primera opción para ingresar (¡…una vez más…!) al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Lamentablemente, los antecedentes históricos de referencia son señales de muy mal agüero y nuestro país, presumiblemente alcanzara posesionarse del puesto. Diego Arria, exembajador en la ONU (1992-1993), señala que Ruanda estuvo en el Consejo de Seguridad mientras se producía inconcebible matanza étnica (…más de 800.000 ciudadanos, hutus y tutsis, masacrados a golpes de machete, mujeres violadas, personas quemadas vivas…) entre abril y julio de 1994.

En otro orden, señala el mismo Arria, Libia llegó a presidir la Comisión de Derechos Humanos durante el régimen de Muamar Gadafi (…para refrescarle en breves palabras, su régimen acorraló a la oposición en todos los frentes, incluyendo el ejército, los grupos tribales y los militantes islámicos, por más de 40 años…).

Volvamos a nuestro país, bien presente tiene usted los enormes niveles de inseguridad ciudadana que muy bien se pueden corroborar con aproximadamente 24.000 homicidios, para toda Venezuela, durante el año 2013 (….les debo recordar que no estamos en guerra…) La población, sin distingo de colores, asediada en su salud física por afecciones de variada índole y por el desabastecimiento de muchos productos de la cesta básica, de paso inalcanzables para cualquier cristiano trajinador y su salario mínimo.

Por último, el número de niños que abandona la educación básica es simplemente deprimente. Y mejor es que deje de sacar cuentas tan incómodas para el régimen en ejercicio desde hace 15ª.

¿Pueden ser estos hitos de la realidad nacional excelentes calificativos para aprobar el respeto del Gobierno por los Derechos Humanos? Quiero desmenuzar el sector salud porque soy médico y de eso un poquito conozco.

Más de 3 millones de personas (10% de la población) son pacientes crónicos. Debo recordarles que estos son pacientes con un diagnóstico clínico establecido, que requieren de seguimiento médico especializado, de medicamentos y obvio, que no se pueden dejar por fuera en este tremendo concierto del desastre… ¡En verdad, todos ellos están pasando trabajo!…

Desglosemos que para 2012, se tienen 41.896 pacientes con cáncer. Usted ya conoce un poco de hipertensión arterial esencial sistémica, pues déjeme informarle que 1 de cada 3 ciudadanos, es hipertenso, lo mismo que decir que 30% de la población venezolana. Vale la pena destacar que la Presidenta de la Red de Sociedades Científicas y Medicas Venezolanas, asegura que el déficit presente durante todo el año 2013, es causa del deterioro en la calidad de vida de pacientes oncológicos, VIH, hemofilia, diabetes, hipertensión arterial, broncopulmonares, etc.

Con semejante credenciales ¿puede un país postularse para el Consejo de Seguridad de la ONU? Milagros Betancourt, profesora de Derecho Internacional Público de la Universidad Católica Andrés Bello, señala que: “…los asuntos internos poco afectan a los países que ingresan a esta instancia, que ha sido integrada por naciones con situaciones irregulares…”.

Ahora termino de comprender, por qué el grueso de los diputados del segmento oposición de la AN, se vieron obligados a realizar extemporáneas visitas por varios países, en continentes europeo y americano, para relatar con lujo de detalles y contundentes pruebas, cómo se aplica “El Gas del Bueno” en la represión de las justificadas protestas de la ciudadanía en toda la nación.

FUENTE: Diario El Nacional: 5.1.2014; 6.4.2014; 14.9.2014

“Cuando el Gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es el más sagrado de los derechos y el más indispensable de los deberes”

Marqués de La Fayette

 “….Debo recordarles que estos son pacientes con un diagnóstico clínico establecido, que requieren de seguimiento médico especializado, de medicamentos y obvio, que no se pueden dejar por fuera en este tremendo concierto del desastre…”

 José R. Herrera Vásquez   *
E-mail:jherrer69@yahoo.es
Comentarios