21 de September del 2018

Un destello en el marjal: CUEDHJN… ¡seis décadas!

Foto: Agencias

Nuestra casa de estudios espiritas, Centro Universal Espiritista Doctrina Hermanos de Jesús de Nazaret (CUEDHJN), está cumpliendo sesenta años de fundada.

Establecida de inicio, en la localidad de Mariara, Edo. Carabobo, bajo la egida del hermano fundador, Jesús María Tortolero Ojeda (12.06.1909 – 05.08.2017), el 04 de abril de 1957. Ahora mismo el centro permanece en sector Corozal, El Castaño, pequeña comunidad al norte de la ciudad de Maracay. Tenemos como punto de referencia para la orientación geográfica, reconocida institución hotelera de grata tradición en la región.

Muy cierto es, que no es preciso el mes en cuestión, pero la costumbre se ha hecho ley, para desarrollar la celebración, en la primera semana del mes de diciembre. Soy miembro estudiante desde el año 1998.

El estudio formal de la Doctrina Espirita, permite establecer cuatro variedades de personas interesadas en su conocimiento: espiritistas experimentadores, espiritistas imperfectos, los verdaderos espiritistas y los espiritistas exaltados (Libro de los Médiums, capítulo III), pero no es el objeto de mis líneas discernir en inoportunas particularidades; en cambio, sí juzgo de importancia señalar que he conocido a cada uno de ellos durante mi estadía en casi 20 años.

Estamos convencidos, de que no toda persona que asiste hasta una casa de estudios espirituales, tiene dentro de sus inquietudes el conocer, comprender y practicar los enunciados, que de a poco vamos explorando, muy en especial la reforma intima, como bien nos lo recuerda el insigne decodificador Allan Kardec “…se reconoce al espirita por todo el esfuerzo que aplica para el logro de su transformación moral…”.

Nuestra amada casa, CUEDHJN, recibe a todos los visitantes, desde el mismo primer día y a ninguno de ellos, les impone renunciar a sus preceptos de fe previamente conocidos. Les explicamos plenos de cordialidad y confraternidad que la doctrina de los espíritus es una ventana, a la cual invitamos a asomarse, bajo la convención de ser un cristal distinto para interpretar el día a día que nos corresponde.

Tampoco es el desiderátum de esta columna, desmenuzar porque la Doctrina Espirita es inquebrantable triada de ciencia, filosofía y religión. El hermano Jesús Ma. Tortolero siempre lo expresaba, y a través de la lectura de sus inspiradas comunicaciones mediumnicas, hemos podido corroborar notable esclarecimiento en esta siempre compleja arista del espiritismo kardeciano.

Sean pues, estas muy breves líneas, una muestra de agradecimiento sincero, hacia el hermano fundador y también hacia los hombres y mujeres, quienes más allá de su comprensión pero embargados de todo corazón, dispensaron la temeridad necesaria al proyecto concebido por la espiritualidad superior, para que pudiera llegar hasta nuestros días, cuando alcanzamos seis décadas de actividades.

 En tiempos como los actuales, donde el materialismo y la incredulidad como también la ignorancia del grave sentido moral se enseñorean, continua siendo una odiosa temeridad, convertirse en defensor y propulsor de las nociones espiritas, pero que bien lo recuerda Jesús en la milenaria advertencia tomada de las escrituras, “…Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrecieren y cuando os separaren, os injuriaren y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del hombre…”(Lucas,6:22)

“…el que ha entrado en la senda del camino de La Luz, el progreso espiritual para conseguir la regeneración, debe arrancar de su corazón toda raíz del mal, hay que sufrir las pruebas; puede que se presenten desde el primer subplano  terrenal hasta el subplano de elevación, o el peldaño de la primera escala, que al sendero de la vida espiritual conduce; puede no venir, hasta no tener practica y luz en tu enseñanza y ya reconozcas el sendero de tu espíritu. Pero acuérdate Oh discípulo, ¡tarde o temprano pasaras por las pruebas inevitables!…”

Hno. Jesús Ma Tortolero

Revista CUEDHJN septiembre 1974

 (“A mis discípulos”/fragmento)

@jrhv343

Comentarios