Un destello en el marjal: “Deshumanizar, después aplastar”

Foto: Agencias

Así mismo, como las leyes son ciertas veces mal leídas e interpretadas como peor ejecutadas, por hombres y mujeres, obligadas a conocerlas al dedillo, del mismo modo, las Sagradas Escrituras también son susceptibles del mismo vicio.

Amarás a Dios por sobre todas las cosas y amarás a tu prójimo como a ti mismo (Levítico 19:18), pudiendo para algunos estudiosos, conjugarse las dos advertencias como una sola. Sea decir que amar a Dios es obviamente amar a tu prójimo.

Quiero iniciar mis líneas sobre este prolegómeno, para que sirva de introducción al tema que deseo compartir.

Los regímenes de opresión encontraron la manera de minimizar o exterminar al disidente del ideal o aquel diferente, en forma bastante peculiar, ¡Deshumanizándoles! De tal modo que el individuo es despersonalizado y de inmediato perseguido, acusado, calumniado, agredido, amedrentado y no pocas veces aniquilado.

En los EEUU lo hicieron con los individuos de piel negra en tiempos de Martin Luther King (1929-1968).El Tercer Reich, autores del Holocausto nazi, hicieron lo propio con los judíos sin importar que fueran ancianos, niños, mujeres o lisiados. La impiedad era su ley. La humanidad entera no debe olvidar jamás tan aciagos periodos.

Las palabras con las que rebajamos a la dignidad humana de otras personas, conducen a un trato que tarde o temprano termina en racismo, discriminación, y linchamiento. Usualmente cuando un sistema político quiere que alguno de sus miembros lastime a otros, los deshumanizan. Ello significa identificar a unos individuos como si fueran diferentes a ti, tanto que no pueden ser comparados. No están en el mismo nivel y usamos un lenguaje distinto al hablar de ellos.

 Se crean nombres despectivos. (¿Se recuerda Ud., de “escuálido”?) Cuando los nazis etiquetaban como objetos a los judíos que asesinaban, la palabra que le atribuían era “figuren”, así al cosificarles, les eliminaban el cargo de culpa a sus depravados actos, ¡Ellos movían maniquíes no cadáveres! En los Estados Unidos durante 100 años, miles de negros, básicamente hombres, pero también mujeres y niños fueron linchados y quemados vivos por estadounidenses en 22 estados de la Unión a causa de un supuesto crimen: a menudo haber abusado  de una mujer blanca. Quizá solo le haya sonreído.

También ocurrió en Abu Ghraib, el año 2004, se publicaron fotografías, con soldados de EEUU, policía militar, hombres y mujeres, en un lugar distante y extraño en Irak, en la prisión de Abu Ghraib. Los soldados hicieron cosas terribles a los prisioneros. Los apilaban desnudos, orinaban sobre sus cuerpos muertos, los arrastraban con correas alrededor del cuello. Se sacaban fotos con ellos sonriendo u festejando.

La deshumanización empieza en la mente al pensar que alguien no es comparable contigo, después abarca a todo un grupo. Con estas breves nociones, se puede esgrimir un interesante argumento para preguntarle al hombre de ahora, full tecnología de punta en el siglo XXI, ¿En dónde diablos y en qué lugar de su conciencia, se encuentra un embrionario esbozo de Dios?

Fuente: Revista MUY interesante. Año XXXI. #03.

“El conocimiento de que somos todos seres humanos se pierde en la política y en las guerras.” Albert Schweitzer. Teólogo, filosofo, médico alemán (1875-1965)

jh27343@gmail.com

@jrhv343

Comentarios