15 de November del 2018

Un destello en el marjal: El genio y su sombra

Foto: Archivo

Es cierto que algunos científicos como cualquier otro ser humano puede presentar particularidades de una personalidad antisocial y hasta indecibles aberraciones o gustos, buy no obstante, price viagra comparten las mismas necesidades que el resto de la humanidad, ¡es una verdad inexorable e indiscutible! Por lo tanto, es natural que confronten las dificultades más ordinarias del ser: enfermedades, conflictos emocionales, crisis económicas, pérdidas familiares, desviaciones sexuales, etcétera. Abrigan sus propias posturas ideológicas, religiosas y políticas cuando no notables actitudes estrafalarias y egocéntricas.

A propósito de Venezuela, estoy seguro, de que al menos cinco de mis amigos lectores, tuvieron la oportunidad de leer “Sangre en el diván”, escrito por la Lcda. Ibeyise Pacheco, periodista con dilatada y autorizada trayectoria en periodismo de investigación, publicada por la Editorial Grijalbo. En esa obra se refleja, fría e indolente, la inaudita insania que subyace en hombres que han alcanzado los laureles más costosos de la academia. Pero él no será el único y les advierto el por qué.

Isaac Newton (1642-1727) cumplió dos años y fue abandonado por su madre. Ella había enviudado antes de que Isaac naciera. Newton se quedó con la abuela y la madre comenzó una nueva familia pero lejos de su hijo. Este suceso formo la personalidad introvertida del futuro físico. La mayor parte del tiempo se sentía desolado e inferior ante los demás. Tal conmoción sanó, solo un poco, cuando convivió entre la familia Clarke, amigos de los Newton.

 Allí, pudo contactar con los primeros libros que influyeron sobre sus teorías. También se sintió atraído por Katherine, hijastra del dueño de la casa, incluso llegando a sentirse hasta correspondido pero nunca llegó a expresar sus sentimientos porque sintió miedo de ser rechazado.

Erwin Schrödinger (1887-1961), científico austriaco prestigiado por la Teoría de la Incertidumbre, se ganó la fama de mujeriego por tener numerosas amantes, varias con el consentimiento de su esposa y otras con las que llegó a tener hijos. Además de sus habilidades en física y matemáticas, Erwin tenía gusto por la poesía, filosofía y las artes. Las historias del científico giraban en torno a mujeres bellas e inaccesibles. En 1920 se casó con Annemarie Bertel o “Anny” como él le decía. Durante los primeros años de matrimonio tuvieron conflictos, porque el manifestó su deseo de salir con otras mujeres atractivas. Después de considerar el divorcio concluyeron que para ninguno de los dos era una opción conveniente en beneficio de sus hijos.

No se había hablado de la homosexualidad del naturalista Alexander von Humboldt (1769-1859) hasta que surgieron los primeros movimientos gay en 1900. El escritor Jason Wilson escribe el término “amistad masculina entre científicos” para poder explicar tanto el aparente amor que Humboldt sentía por los hombres, como la estrecha colaboración entre los colegas.

La inquietud se estableció dado que el brillante geógrafo solía llevar consigo a hombres considerado apuesto. En otro libro, “Alexander von Humboldt: A metabiography” se explica que, el sexólogo alemán Magnus Hirschfeld, incluyó a Humboldt en su lista de homosexuales famosos.

Consulta: Revista MUY interesante. Año XXX. Número 10.Pags. 90 a 95.

“…Entre las pocas posesiones de Gandhi, ahora conservadas como tesoros por la India, figura su  estatuilla preferida, tres monos que simbolizan el adagio chino: No digas el mal, no mires el mal, no oigas el mal. Gandhi solía decir que eran sus “gurús”…”. Anónimo

E-mail:jherrer69@yahoo.es/Twitter:@jrhv343

Comentarios