14 de November del 2018

Un Destello en el Marjal: “El Renacimiento y sus sectas”

Si algo caracteriza al periodo renacentista es su espíritu de recuperación del legado de la antigüedad clásica tras la larga noche de oscurantismo que supuso la Edad Media. Es por ello que a un observador desprevenido le puede sorprender que esta sea precisamente una etapa histórica en la que proliferaron las sociedades secretas.

Si se mira desde la perspectiva adecuada, viagra 100mg el surgimiento y evolución de este tipo de agrupaciones es una consecuencia lógica del ambiente intelectual de la época. Las sociedades secretas renacentistas están marcadas por ese afán de recuperar lo iniciático, pilule reclamando en muchos casos orígenes que las entroncan directamente con los cultos mistéricos de la antigüedad.

En el año 1614, en la localidad francesa de Cassel, se publicó misterioso volumen que llevaba por título Fama Fraternitatis, al que siguieron, en años posteriores, dos textos más que completaban una trilogía, Confessio Fraternitatis y las Bodas Químicas de Christian Rosen-Kreutz. Las obras cuentan la vida de Christian Rosenkreutz quien en 1393 siendo joven aun viajo por el mundo musulmán, estudio con los grandes maestros y al volver a Alemania fundo la Orden Rosa-Cruz. La existencia o no del individuo divide a los rosacruces. Algunos lo aceptan, otros lo consideran una parábola, mientras que otros piensan que es el pseudónimo de un personaje real, Johann Valentín Andrea (1568-1654).

El impacto de las obras de Rosenkreutz fue tal que intereso a la flor y nata del pensamiento europeo. Se leyeron con igual pasión, en las cortes y universidades, despertando renovado interés por el ocultismo, la magia, la cábala y la alquimia, temas que por primera vez eran debatidos abiertamente. El poder de la Iglesia para poner barreras a la curiosidad intelectual estaba notablemente debilitado y la lectura y aprendizaje comenzaban a estar disponible para más personas.

Es difícil establecer, si aquellos a los que se ha relacionado con la orden Rosa-Cruz – Descartes, Paracelso, Francis Bacon o el mismísimo Leonardo Da Vinci, por nombrar algunos de los más resaltantesformaron realmente parte de una sociedad secreta vertebrada y estructurada como tal, o constituyeron “un colegio invisible”, un grupo de intelectuales no necesariamente en contacto pero unidos por una misma corriente de pensamiento y comprometidos en difundir las ideas del grupo.

Los Fieles del Amor (Fedeli d’Amore) fue otra agrupación sin carácter político y/o sectario a imagen de otras sociedades contemporáneas, pero tampoco constituía una simple corriente literaria sin más. Los Fedeli d’Amore fueron una confraternidad que se extendió por toda Italia y buena parte del resto de Europa. Junto con Dante, Petrarca y Bocaccio, uno de los miembros más importantes del grupo era el poeta francés Jacques de Baisieux, autor del poema C’est desfiez d’ Amours, donde afirma,”…no se deben revelar los consejos de Amor, sino ocultarlos cuidadosamente…”lo que expresa claramente el carácter secreto de este grupo.

Los Fedeli d’Amore estaban integrados en una jerarquía de siete grados, en correspondencia con los siete cielos planetarios simbólicos y con las siete artes liberales tradicionales. El ascenso por estos grados era denominado “La Escala de Amor”, a través de la cual el adepto accedía a la sabiduría divina, alcanzando un estado de iluminación espiritual similar al de los místicos.

Quienes han analizado las creencias y ritos de los Fedeli d’Amore ven claramente la influencia de la herejía catara y señalan que el carácter secreto de esta sociedad, se debe fundamentalmente al interés por mantenerse alejados del escrutinio de la Iglesia, que a buen seguro, no habría visto con buenos ojos este renacimiento de las doctrinas de aquellos contra los que un día declaro una cruzada. Existe en este caso claro parentesco con el sufismo musulmán, cuyos poetas más destacados – como Attar, Rumi o Sa’ adi – eran bien conocidos por los poetas renacentistas.

Pero aparte del crecimiento espiritual, ¿Cuál era el fin último de estos Fieles de Amor? Según estudios más documentados constituyeron una sociedad secreta y hermética interesada en la renovación espiritual de la cristiandad mediante una acción coordinada que tendiese a combatir la corrupción de la Iglesia y en consecuencia a restituir al cristianismo su primitiva pureza. Los Fedeli d’Amore fueron, en tiempos de Dante, algo muy similar a lo que más tarde serían los Rosacruces.

FUENTE: Revista MAS ALLA de la ciencia. Monográfico #49.Historia Oculta del Renacimiento.Pags.28-33

 

“Hay tres formas de cultura: la mundana o simple acopio de datos; la religiosa, que sigue determinadas reglas; la superior, basada en el perfeccionamiento de uno mismo”

                                                                     Maestro Hujwiri (Místico Sufí)

Comentarios