14 de November del 2018

Un destello en el marjal: “Esclavitud Siglo XXI….Erwiana”

Foto: Archivo

El continente asiático esta geográficamente distante del nuestro, pharmacy no obstante compartimos íntimamente en no muy distinta intensidad de las barbaridades de la “Esclavitud del Siglo XXI”. Habitando un planeta cada vez más globalizado (entiéndase inter-dependientes) me parece una sonora necedad, escuchar la “cantaleta bufa”, de ser dueños de algún tipo de independencia económica, en algún estadista de la era actual.

¿A quién vende Rusia/Alemania/EEUU sus pertrechos bélicos? ¿Hacia cuantos países dirige China sus adelantos en tecnología de punta en micro-componentes? ¿Qué cantidad de naciones, necesitan de la importación, de los exóticos frutos, que solo pueden cultivarse en la franja ecuatorial de la Tierra?

Vean pues de qué tamaño es la fatalidad de sus convicciones extraviadas. Por la misma razón juzgo propicio extender unas líneas, sobre la calidad del Servicio doméstico en especial del que se sufre (¡no del que se vive, pero si se muere!) en reconocidas naciones asiáticas.

El servicio doméstico constituye el sector económico que representa la mayor dificultad a la hora de controlar las condiciones de trabajo debido a varios factores. En la mayoría de los casos, no existe un contrato, ni un registro, incluso si hay un contrato su marco regulador es el régimen especial que permite mayor explotación y además el lugar de trabajo es un domicilio particular no sujeto a inspección ni control.

Los datos “oficiales” de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) en 2010 informaban de 52 millones de personas en el mundo, pero pudieran ser decenas de millones más, porque tal cifra no incluye los menores de 15ª. Los niños representan un tercio de todos los empleados de hogar y el 60% de los cuales habitan en Asia: con millón y medio de niñas en Indonesia, un millón en Filipinas y alrededor de 450.000 en Bangladesh. Otras fuentes señalan que 40 millones de niños entre 5 y 17ª son explotados en todo el mundo en el servicio doméstico, tanto en países ricos como empobrecidos. El Comité contra la Esclavitud Moderna denuncia que posiblemente haya miles de niños en Francia en esta situación. En el Reino Unido, un tercio de los niños-victimas de trata son africanos. ”Son los niños invisibles que pasan por la policía, inmigración y servicios sociales, sin ser percibidos”.

En Asia, mujeres muy jóvenes, también niñas, procedentes de familias pobres, encuentran en el servicio doméstico, una ocupación que, en muchas ocasiones, se convierten en un calvario. Trabajan por salarios mínimos de $100 mensuales de sol a sol. Una forma de sustento fundamental para muchas mujeres de Indonesia, Filipinas, Nepal, India o Etiopia, debido a las remesas que envían a sus familiares. Es el perfil de las víctimas de la esclavitud del trabajo doméstico.

A la situación de explotación laboral con jornadas inhumanas o salarios precarios, se unen, en muchos casos el maltrato físico y psicológico, y en ocasiones abusos sexuales, violaciones, quemaduras o palizas continuas. El espacio de la columna solo alcanza para reseñar el caso de Erwiana.

En febrero 2013, esta joven indonesia provoco conmoción en Hong Kong. Ella fue esclavizada y torturada por sus empleadores durante 8 meses. En ese tiempo recibió palizas continuas de su jefa, mujer de 44ª y perteneciente a la clase alta de China. Se le obligaba al trabajo de 21 horas diarias y hasta llevar pañales para que no perdiera tiempo en ir al baño. No tenía días libres y como alimento recibía un plato de arroz al día.

Sus heridas le sangraban tanto que su jefa se quejaba de que manchaba la alfombra, por lo que decidió echarla. Amenazo con asesinar a su familia si daba parte a las autoridades. La particular mujer jefe ha sido detenida hoy día, pero Erwiana, según los criterios médicos no volverá a caminar debido a las secuelas producidas por las continuas palizas.

Fuente: Revista “AUTOGESTION” Edición Internacional.#105.Pag.43/www.solidaridad.net

“Cuando un estúpido hace algo que le avergüenza siempre dice que cumple con su deber”. George Barnard Shaw (Escritor Ingles)

 E-mail :jherrer69@yahoo.es

Comentarios