21 de November del 2018

Un Destello en el Marjal: “Estado violento”

Soy un convencido de que la violencia nos ha rebasado en muchos aspectos y desde hace rato nada se ha podido hacer para tratar de detener al ¿nuevo jinete apocalíptico? La agresión al semejante se ha tornado en el signo más natural de nuestros tiempos para toda la humanidad, malady ¿Cuál puede ser la explicación?¿Pudiera ser señalada como una circunstancia de origen multi-factorial?

La guerra enseñoreada en extensas regiones del globo planetario, pilule los fundamentalistas “fanáticos” religiosos, try la siempre presente cuestión xenofóbica en varias naciones, la intolerancia extrema hacia el individuo con una orientación sexual definitivamente distinta al común, el desprecio de los muchos (que nada tienen) hacia quienes, gracias al esfuerzo del trabajo o del intelecto, alcanzan mejores estatus. En verdad que la lista es bastante larga.

¿De qué manera puede verse e interpretar los 25000 homicidios/año en Venezuela, en el último trienio, sin asociarlo con violencia estratégicamente cultivada y dirigida, sin que se perciba flagrante, de quien es “la mano que mece la cuna”.

Desde las manifestaciones como el asesinato, o el abuso verbal intra-familiar hasta la guerra y los mecanismos diplomáticos de presión que se ejercen entre países ,la humanidad a pesar del progreso y la modernidad que suele presumir con orgullo, aun continua en la búsqueda por encontrarle una solución.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud(OMS) cada año alrededor de 1.6 millones de personas entre 15 y 44 años pierde la vida debido a hechos relacionados tan solo con violencia física; otros más, por supuesto millones son víctimas diarias de violencia sexual y psicológica. Sea inevitable o no parecería que las conductas anti-sociales son inherentes a nuestra historia.

La violencia, la agresión y el homicidio cobran un fuerte tributo a la sociedad; a diario mueren alrededor de 1400 personas de manera violenta en el mundo, una persona se suicida cada 40 segundos y más de 35 personas mueren cada hora como consecuencia de un conflicto armado.

Pero entre las estadísticas destaca Latino-américa, cuya tasa de mortalidad por hechos violentos es la más alta del mundo, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con un promedio de 23 asesinatos por cada 100.000 habitantes (advierto al amigo lector, que la fuente de datos es del año 2011) cuando el promedio mundial es de 4 crímenes de este tipo.

Desde la perspectiva sociológica, el Dr. Oscar Galicia Castillo (Depto. Psicología, Universidad Ibero-americana) existen condiciones ambientales que favorecen al clima de violencia y bajo ciertas circunstancias – o cuando estas aumentan – la violencia se hará más frecuente. ”Por ejemplo, los altos niveles de pobreza, o pobreza extrema, hacinamiento, falta de recursos, corrupción, falta de autoridad gubernamental (…¡impunidad recurrente y garantizada!…),etc. todas esas variables sociales, sin ser directamente una u otra causa directa, al combinarse contribuyen a que las personas empiecen a competir ,por ej. Por los recursos, ¿alguien se atreve a pensar que la descripción es muy distante de Venezuela?

En opinión del Dr. Galicia Castillo, la “omisión” es una forma de violencia y ocurre por ejemplo cuando los padres no ejercen la obligación de defender, proteger, y procurar a las personas de su ambiente: la indiferencia, la indolencia, o el negarse a brindar la protección requerida constituyen una modalidad de violencia psicológica.

A nivel ciudadano puede ocurrir cuando no existen las condiciones de seguridad para realizar sus funciones sociales. ”En este sentido, un Estado se define básicamente por la capacidad que tiene de salvaguardar la vida de sus ciudadanos”.

Finaliza el catedrático: ”Cuando ocurre esa omisión, no solo de protección y seguridad sino también de elementos básicos como justicia, tenemos un Estado violento, en el sentido de que no está brindando lo que debería, ya no por obligación, sino por definición. De esta manera la falta de servicios y oportunidades, como la salud y el empleo, pueden convertir en victimas a los ciudadanos.

Ahora si tenemos más claro, por qué no sale bien parada la “que-herida Venezuela” en las evaluaciones de la organización Humans Rights Watch últimamente, ¿Usted qué cree?

 

FUENTE: Revista Muy interesante. Noviembre 2011

 

“Hay algo tan necesario como el pan de cada día: la paz, sin la cual el mismo pan es amargo. Danos Señor, la paz de cada día, deberíamos añadir al Padrenuestro”

                                                       Amado  Nervo

  E-mail: jherrer69@yahoo.es

Comentarios