21 de September del 2018

Un Destello en el Marjal: Goebbels…¡Para nunca olvidarlo!

Hoy quiero compartir discretamente, decease sobre tres proclamas defendidas por un ciudadano, que posiblemente muchos de los respetables amigos lectores desconocen: Joseph Goebbels.

La primera, “El Principio de la vulgarización” el cual sostiene que toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión, escasa; además la masa tiene gran facilidad para olvidar.

La segunda, “Principio de la simplificación y del enemigo único”, donde se afirma que se debe elegir a un adversario y recabar en la idea, en que este es la fuente de todo mal, “la derecha”, o “la izquierda”; o “los fundamentalistas”, o “la oligarquía”, o “el imperio siempre al acecho”.(…¿no le suena algo familiar?…).

La tercera y última de las guirnaldas de Goebbels es “El Principio de la silenciación”, en donde se requiere, no realizar los debates que aborden temas en los cuales no se tienen argumento u explicación (…por ejemplo: el desabastecimiento de numerosos rubros de la cesta, el narcotráfico, alto índice de violencia contra la mujer, criminalización de la disidencia…), al mismo tiempo hacer palidecer las noticias que favorecen al adversario, “si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que los distraigan”.

Estoy convencido de que al amigo lector, nada de estas ideas le parecen desconocidas, aunque a su abominable creador sí. Es muy breve el espacio para bagatelas, por lo que intentare, mínimo esbozo de quien fue Joseph Goebbels. Era el ministro de Propaganda del III Reich Nazi, siempre estuvo conspirando para hacerse del mayor poderío dentro de su entorno, pero sus iniciativas fueron frustradas por Martin Bormann, secretario personal de Adolfo Hitler y alma gris del régimen.

Goebbels prometía en sus discursos armas secretas terribles, mientras además firmaba condenas a muerte por docenas.

“…El judío sigue siendo el enemigo del mundo y su arma, El Marxismo, una plaga para la humanidad…”así escribía Hitler en la publicación, Volkisher Beobachter, en 1927; Durante el verano de 1941, Joseph Goebbels reflexiono en la forma de quitarse de encima, a esos “piojos de la humanidad”, según los consideraba el Ministro de la Propaganda. “La única forma de lidiar con ellos es tratarlos con la necesaria brutalidad”, escribía Goebbels en su diario.

En los comienzos de 1945, todos advertían la cercanía del fin, pero Joseph Goebbels trataba de animar al Fuehrer, mostrándole su horóscopo. Las fuentes oficiales para la ocasión, afirman que siendo el último cumpleaños de Adolfo Hitler, Goebbels y su mujer, se encerraron en una habitación donde uno a uno asesinaron cada uno de sus seis hijos para posteriormente suicidarse.

Fuentes: Revista MUY interesante, #22/Revista “AUTOGESTION”,#13

“El genocidio sistemático y premeditado de millones de hombres, mujeres y niños judíos, considerados por Hitler y su camarilla como “infrahumanos”, marco la auténtica guerra de aniquilación que los nazis habían proyectado para crear su Nuevo Orden Europeo”

Fernando Cohnen (Revista Muy interesante)

 
E-mail:jherrer69@yahoo.es
Comentarios